07 Junio 2021

El Juvenil B del Universidad Católica de Murcia Club de Fútbol terminó el pasado domingo la temporada en el grupo X de Liga Nacional Juvenil. Pese a conseguir la permanencia, nuestros canteranos competirán la próxima campaña en Primera Juvenil tras el descenso del Juvenil A desde División de Honor.

Tras comenzar la temporada con algunos altibajos, nuestros canteranos terminaron la primera fase en octavo lugar con 27 puntos (29 goles a favor y 25 goles en contra), siendo el cuarto equipo del subgrupo con menos tantos recibidos. Dicha posición los abocó a jugar la fase de descenso.

 

Una brillante fase de descenso

Si por algo se caracterizaron los partidos de nuestros canteranos en esta trascendental fase, fue por el ritmo y los goles. Pese a partir con unos buenos números, los chavales del Juvenil B lograron 12 de 18 puntos que disputaron con unos números demoledores 24 goles a favor (4 por partido) y 11 en contra (1.83 por partido). Partidos como el 7-1 ante el ACR EF Águilas o las dos últimas goleadas fuera de casa (1-4 ante EF San Miguel y 1-6 ante EF Santa Ana) demostraron el verdadero potencial de un equipo lastrado entre otras cosas por el formato de competición.

 

Fábrica de talentos

A lo largo de la temporada, han sido muchos los jugadores del Juvenil B que han debutado en División de Honor. El guardameta Fernando, jugó dos partidos completos para redondear un buen año a nivel personal. De la Cruz sumó varias convocatorias y pudo gozar de algunos minutos en la máxima categoría nacional. Iker, subió desde el B a mitad de la temporada y se hizo con un puesto en el once titular.

Otros jugadores como Álvaro Moñino (lateral), José Enrique (central), Luayt (mediapunta), Juan Lucas (delantero) o Marcos Espín (extremo) también pudieron disfrutar de algunos minutos en División de Honor.