Así suena un campeón de España

Así suena un campeón de España

El marchador Diego García persigue formarse en la producción musical a la vez que estar en los Juegos Olímpicos
Mié, 05/05/2021 - 13:00
Compartir artículo

Diego García Carrera es el actual campeón de España y subcampeón de Europa en 20 km marcha, tiene la mejor marca mínima nacional de cara a la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio y, a sus 25 años, ya es graduado en Administración y Dirección de Empresas y estudia un máster en la UCAM enfocado a su gran pasión, la música.

“La música siempre ha servido de escape, no me imagino vivir sin ella”, afirma Diego. Desde pequeño, el conservatorio fue su segunda casa. Posee el Grado Profesional con especialidad en trombón, al que dedicó nada menos que 10 años, y está decidido a profundizar aún más en la materia a través del Máster en Ingeniería de Sonido y Producción Discográfica que imparte la Universidad Católica.

Ya ha transcurrido más de medio curso y el madrileño reconoce que ha tenido que adaptarse: “Yo estaba formado en la parte musical, pero en cuanto a trabajar con programas y tocar máquinas estaba más perdido. Al principio me costó, pero con mucho esfuerzo y aprendiendo de profesores y compañeros he conseguido ponerme al día. Ahora es cuando más estoy disfrutando y aprovechando todos estos elementos que no tienen límites. Es espectacular hasta dónde se puede llegar”.

Sin embargo, esta no es la única dificultad con la que se encuentra Diego, pues en pleno año olímpico el calendario y los esfuerzos de cara al gran escenario no dan tregua. “La universidad no regala nada pero en la UCAM nos ayudan y, si no llegamos estrictamente a la fecha o pauta indicada, ponemos todos de nuestra parte y nos adaptamos a las circunstancias”, valora el campeón nacional.

Los Juegos Olímpicos son su obsesión. Se quedó a las puertas de acudir a Río 2016, lo que fue un golpe durísimo, pues antes incluso que su amor por la marcha atlética estaba su ilusión por ir a unos Juegos: “Me cautivaron con 8 años, en el verano de Atenas 2004. Creo que todos recibimos mucho impacto de otras cosas que molan, como el fútbol, pero los Juegos Olímpicos transmiten unos aires de grandeza, de valores y de historia tales que cuando los vi pensé: Quiero ser olímpico como sea”.

El marchador afirma que siendo muy joven, antes de decantarse por su actual especialidad, estuvo mirando qué deportes eran los que menos licencias tenían para aumentar sus posibilidades de clasificación. “Decidí que darle vueltas corriendo a la casa de mi abuela era una buena forma de empezar a prepararme para mi objetivo. Finalmente, después de un tiempo dedicándome al cross, una oportunidad me hizo descubrir que la marcha me gustaba y se me daba muchísimo mejor”, concluye el vigente subcampeón de Europa.

 

“No podemos estar siempre pensando en el fin de semana”
“El tema del trabajo es una cosa muy importante, no es algo alternativo. El tiempo de competir no dura eternamente. Cuando deje el deporte me gustaría seguir ligado a él, o bien a la música. Ambas cosas me apasionan y tengo muy claro que una no sustituye a la otra, ni la música al deporte ni viceversa. Quiero que en el futuro las dos sigan presentes en mi vida, conjuntamente, de una manera u otra. Aunque la producción musical me interesa realmente y no miento si digo que este es un sector en el que me motivaría trabajar”, cuenta Diego García.