El delantero admite que "me vi muy cojo" tras dañarse de gravedad la rodilla en un lance fortuito de un entrenamiento la pasada temporada
Tras nueve meses fuera, habiendo jugado solo un puñado de partidos con el filial para recuperar el tono, volvió a jugar en La Condomina el domingo frente al FC Jumilla
"Son muchos meses los que hacen falta para volver a ser el que eras. Al final, todo mi trabajo ha tenido recompensa. Espero olvidar lo que he pasado, ha sido muy duro"
03 Febrero 2016
El delantero admite que "me vi muy cojo" tras dañarse de gravedad la rodilla en un lance fortuito de un entrenamiento la pasada temporada.
La grada coreaba su nombre y en el estómago de Titi revoloteaban multitud de mariposas minutos antes de que José María Salmerón ordenara la sustitución que iba a dar con el murciano, de nuevo, sobre el césped de La Condomina. Unos diez meses después de lesionarse gravemente la rodilla tras un lance fortuito en un entrenamiento, el veloz delantero universitario volvía a jugar un partido oficial con el primer equipo. "En la banda, cuando iba a salir al campo, tuve una sensación de alivio. Me dije "ya estoy aquí otra vez"", afirma sonriendo. 
 
Semanas antes había disputado varios partidos con el filial en Preferente para acelerar su puesta a punto. "Me costó bajar con el filial, era un cambio muy grande", cuenta el punta. No obstante, reconoce que "me vino bien", pero su objetivo era la categoría de bronce. "Llevaba mucho tiempo sin jugar en Segunda B, trabajé muy duro para que llegara un día como el del domingo. Estoy muy contento porque me encontré bien en el campo", afirma un Titi que tuerce el gesto cuando recuerda todos los problemas físicos que ha superado en el último año. "Lo he pasado muy mal durante la lesión", admite. "Me vi muy cojo, muy mal. Son muchos meses los que hacen falta para volver a ser el que eras", señala. 
 
El punta, que provocó el penalti que significó el empate a 1 ante el FC Jumilla, reconoce, casi sorprendido, que pudo dormir "muy bien el día de antes. Sin embargo, tras el partido me costó mucho más, no sé si por los nervios, la tensión, el haber vuelto a La Condomina... y también porque no pudimos ganar". 
 
Ante el Real Betis B (domingo, 17:30h) los universitarios tendrán ocasión de redimirse. "Esperamos volver a ganar", señala Titi. "Creo que la semana pasada nos dejamos en casa dos puntos muy importantes. El objetivo del club es estar lo más arriba posible, por lo que hay que ganar este domingo sí o sí", afirma. 
 
Para entonces, Salmerón podrá contar con los nuevos Julio de Dios y Nono II, el primero tras cumplir una sanción que arrastraba del Alcoyano, y el segundo después de llegar ayer y entrenar hoy por primera vez con sus nuevos compañeros. "Han llegado bien, a aportar y sumar. El trato con ellos ha sido bueno, espero que nos den mucho en el campo", afirma un Titi que, para lo que resta de temporada, desea "volver a tener buenas sensaciones, ponerme al 100%, volver a ser quien era y olvidar todo lo que he pasado, que ha sido muy duro".