13 Mayo 2016
El técnico almeriense señala que habrá reparto de minutos.

Sin nada en juego y con la ilusión de regalar a la afición un final de temporada a la altura, José María Salmerón permanece totalmente centrado en resultar vencedor del último compromiso liguero ante la Real Balompédica Linense (domingo, 18:00, La Condomina). Por tanto, no hay lugar para ningún tipo de desconexión en el cuadro azul y dorado. “Debemos hacer nuestro partido e intentar ganar”, afirma el técnico.

Enfrente estará un Linense que, con el objetivo ya cumplido de permanecer un año más en la categoría de bronce, llegará a La Condomina con la “ilusión de ganar al líder del grupo cuarto”. El técnico almeriense es cauto, y aunque no hay nada en juego, afirma “estudiar siempre a los rivales antes de afrontar los partidos”. Además, define al conjunto andaluz como “poderoso y habilidoso en la faceta ofensiva y con velocidad en las transiciones”. Por tanto, se trata de "un rival peligroso que nos obliga a no desconectar y a seguir trabajando aunque nuestra clasificación no varíe tras el encuentro”, señaló Salmerón.

Los universitarios llegan a este partido con las bajas de “Titi, que continúa en proceso de recuperación y Fran Pérez”. No obstante, recuperan a Julio de Dios tras eludir sus problemas musculares, y a Ángel Robles, quien cumplió ciclo de tarjetas ante el Cádiz.

El técnico almeriense hará rotaciones y dará descanso a los jugadores más habituales de la plantilla con el objetivo de “recuperarlos en las mejores condiciones de cara a las eliminatorias de playoff. Los jugadores están cargados y necesitan descanso. Deben estar preparados para afrontar la siguiente semana”, reconoció.