26 Octubre 2018
Pedro Munitis ha pasado hoy por sala de prensa para analizar la previa de la jornada: "Tenemos una nueva oportunidad de seguir creciendo y de ver si salen las cosas que trabajamos durante la semana. Nuestro objetivo es ser mejor equipo cada semana".
El cántabro ha analizado al rival: "El Sevilla Atlético es un filial de manual. Físicamente es fuerte y rápido, tiene buena técnica y buen uno contra uno. Gana muchas acciones individuales. En contra, le pesa la juventud, el desorden, ser impulsivo... Eso puede hacerle cometer errores".

Además, añadió que "el Sevilla Atlético, con 0-0 contra el Cartagena, pudo adelantarse en una transición ofensiva. Te exige estar a tope, nosotros tenemos que estar al 200%, muy fluidos con la pelota, jugar con criterio y ritmo alto".

Munitis también dijo que "estamos ilusionados en seguir añadiendo conceptos a lo que hacemos. La semana ha sido buena, estamos sumando herramientas que nos permitan afrontar cualquier planteamiento del rival. Vamos por el camino largo, seguimos intentando crecer, queda mucha temporada. La tabla clasificatoria sigue siendo una anécdota".

El cántabro sigue centrado en tratar de "incorporar a nivel táctico armas que nos permitan hacer el partido que queremos hacer. A nivel físico es difícil porque nuestra forma de jugar implica un desgaste alto por la presión que hacemos tan arriba. Y con la pelota nos exigimos movimiento permanente. Además, la plantilla no es larga y estamos teniendo bajas. Eso nos impide a veces meter tres cambios frescos que mantengan la fortaleza. Las dificultades han sido máximas, pero somos capaces de sacar resultados porque nuestros jugadores están haciendo las cosas muy bien. Cuando no somos nosotros al 200% tenemos muchas dificultades para ganar un partido".

"No nos planteamos ningún objetivo ni a corto ni a largo plazo. Vamos semana a semana, corrigiendo lo que sale mal y añadiendo cosas a lo que sale bien. En estas jornadas queríamos coger el modelo de juego, lo que se nos está alargando por las lesiones. Pero la cosa va bien, todo el mundo está muy enchufado. Es una gozada que los jugadores traten de poner en el campo lo que le pedimos desde el banquillo. Están convencidos del modelo y quieren llevarlo a cabo", finalizó.