El atacante andaluz solo necesitó siete minutos para romper una sequía que duraba casi dos meses.
19 Enero 2016
El atacante andaluz solo necesitó siete minutos para romper una sequía que duraba casi dos meses.

Pocos hombres hay más felices esta semana que Álex Rubio. Todo le salió a pedir de boca al último fichaje del Universidad Católica de Murcia Club de Fútbol. El sevillano debutó el pasado domingo con su nuevo club ante el Almería ‘B’ en el que será su estadio, La Condomina, hasta final de temporada, y lo hizo anotando un gol de bella factura ante su afición.

Fue en el minuto 77 cuando José María Salmerón decidió darle entrada al gaditano para darle una nueva variante ofensiva al equipo. Ocupó en el terreno de juego el puesto de Iván Aguilar, autor del tanto que abrió el marcador. Una suerte que repitió el propio Álex Rubio tan sólo siete minutos después, casi en el primer balón que tocaba en el partido.

Tiró un desmarque desde muy lejos que Isi Ros vio a la perfección. El de las Torres de Cotillas puso con la pierna izquierda un balón a la espalda de la defensa para que el debutante mandara al fondo de la red. La potente arrancada de gran zancada la culminó a un toque con la pierna derecha, salvando a la perfección la salida del portero del UD Almería ‘B’, Gianfranco.

Con este tanto, el atacante andaluz rompía una sequía goleadora que duraba casi dos meses, cuando anotó el primer tanto de la victoria del CD Alcoyano, su club de procedencia, al Olimpic de Xátiva en El Collao. Además de este gol, Álex Rubio sumó tres goles con el conjunto valenciano gracias a un hat-trick que le endosó al Reus Deportivo en 20 minutos.