14 Noviembre 2014

slide-ucam-la-hoyaokokokok

Después de dos empates consecutivos, frente al Granada B a domicilio (1-1) y ante el Arroyo (2-2) en casa, el Universidad Católica de Murcia Club de Fútbol buscará reencontrarse con el triunfo (domingo, 17 horas) en el derbi regional frente a La Hoya Lorca en La Condomina. El conjunto entrenado por José Miguel Campos, que vive su segunda temporada en Segunda División B, tratará de amarrar los primeros tres puntos lejos del Francisco Artés Carrasco tras un arranque de campaña en el que ha logrado dos empates y cuatro derrotas lejos de su feudo.

El equipo lorquino, que es decimoséptimo en la tabla con doce puntos, aspira a ser el primero que derrota al club universitario después de doce jornadas disputadas. Además, necesitan coger oxígeno ya que ocupan posiciones de descenso y ansían reencontrarse con la victoria tras perder ante el Marbella (1-0) y contra el Granada B (0-1) en los últimos dos compromisos ligueros. Con un total de tres triunfos, tres empates y seis derrotas, los visitantes quieren dar un golpe encima de la mesa.

En seis partidos a domicilio, La Hoya Lorca ha encajado ocho tantos y únicamente ha marcado tres. Asimismo, es un conjunto de contrastes ya que como local ha sumado diez puntos y como visitante solo dos después de empatar con El Palo (1-1) y contra el Real Jaén (1-1) y sucumbir ante el Lucena (1-0), el Córdoba B (2-1), el Cádiz (2-0) y el Marbella (1-0). Cabe recordar que los lorquinos fueron la campaña pasada el segundo mejor equipo del grupo IV después de sumar 79 puntos y solo ser superados por el Albacete (82), que finalmente ascendió a la categoría de plata del balompié español.

Los diez tantos que ha marcado La Hoya Lorca en este arranque de temporada se reparten de la siguiente manera: Hugo (3), Pau Franch (2), Cuerva (1), Higinio (1), Muñiz (1), Pino (1) y Joselu (1). Este domingo, el UCAM CF aspira a sumar el octavo triunfo de la temporada, el sexto en La Condomina, para mantenerse líder en solitario ante un oponente que coquetea con los puestos peligrosos de la tabla y que quiere convertirse en verdugo de los universitarios.

Por David Ortega.