12 Junio 2015
  • El técnico hellinero, tranquilo: "uno se pone nervioso cuando no tiene jugadores de garantías, pero tenemos un equipo preparado, capacitado e ilusionado para hacer algo importante".
  • Los universitarios necesitan remontar el 1-0 de la ida.

SlideEloyBilbao

"Hay que ganar para pasar la eliminatoria". Bajo esa premisa, Eloy Jiménez está preparando un partido, el de mañana, que será "una final. Seremos valientes, pero jugaremos con cabeza. Va a ser difícil por tener que remontar el 1-0. No obstante, vamos a tener nuestras opciones, cuidando el aspecto defensivo para que no nos hagan un gol. Seremos sólidos en defensa y agresivos en ataque. Por lo que he visto en los entrenamientos, creo que vamos a pasar".

Sobre el Bilbao Athletic, Eloy considera que "no van a cambiar su forma de jugar. Creo que serán fieles a su estilo por el tipo de equipo que son: un filial. Imagino que intentárán llevar la iniciativa, hacer circulaciones largas, buscar desajustes y aprovechar su velocidad, las transiciones rápidas y la calidad y potencia de sus jugadores". El UCAM CF, aun así, afila sus armas: "vamos a intentar quitarles el balón para que vayan detrás de nosotros. Tenemos que hacer valer el factor campo y la experiencia".

Además, el técnico de Hellín ha estudiado concienzudamente a los cachorros: "es un equipo que suele bajar fuera de casa, en la temporada solo han ganado cuatro partidos. Pero estos partidos son distintos, llevan una ventaja del partido de ida e intantarán dominar en fases del partido esa situación. En cualquier caso, un pequeño detalle puede decantar la eliminatoria".

El paso de los minutos puede ser una losa para los jugadores, pero el entrenador universitario tiene claro que "no nos tiene que poder la precipitación. Tenemos que hacer un partido con mucha cabeza. Si nos vamos para arriba, a lo loco, nos puede costar la eliminatoria".

Eloy Jiménez cuenta para el partido de mañana con toda la plantilla disponible. El único sobre el que pesa una ligera duda es Ángel Robles, con una contractura, y cuya participación mañana dependerá del último entrenamiento y de la decisión que se tome poco antes del inicio del partido.

Tranquilo e ilusionado

El entrenador universitario afirma no tener ninguna clase de nervios ante el decisivo choque de mañana: "tengo ilusión, el gusanillo típico. Pero los entrenadores tenemos que tener calma y cabeza, pensar en los jugadores y en la alineacion que creemos que pueda ganar. Estoy tranquilo, uno se pone nervioso cuando no tiene jugadores de garantías, pero nosotros tenemos un equipo preparado, capacitado e ilusionado para hacer algo importante. Eso me transmite tranquilidad".