Gran imagen del UCAM Murcia, el equipo ha mantenido su superioridad de principio a fin gracias a la puntería del delantero Andrés Carrasco.
18 Abril 2012

La Liga regular ha concluido en la Tercera División del fútbol español. El UCAM Murcia C.F. ha realizado una campaña fantástica que le ha aupado a ocupar la sexta posición en la clasificación general final. Pero el proyecto de este equipo va más allá, el objetivo para la temporada que viene es el ascenso a Segunda B.

La Universidad Católica está trabajando en aras de conseguir el ansiado título que este año se ha resistido por múltiples factores. El primero de ellos fue el flojo inicio de temporada. Durante estos primeros compases de la competición, la cita más destacada fue la disputa de la eliminatoria de Copa del Rey que enfrentó al UCAM Murcia C.F. y al C.D.Alavés, un subcampeón de la antigua Copa de la UEFAactual Europa League y que congregó a más de mil personas en el Estadio el Mayayo de Sangonera La Verde. Fue un partido muy reñido que se decidió por una jugada aislada en la que una desafortunada salida del portero del UCAM propició que el delantero vitoriano hiciese el 1 a 0 que se mantuvo hasta el final de los 90 minutos.

Si bien la eliminación en Copa frente a un equipo de superior categoría podía considerarse algo dentro de lo normal, no era así el mal del equipo universitario en Liga lo que conllevó el cambio de entrenador en las primeras jornadas. Con el segundo de los entrenadores, Sebastián Lora, el equipo no terminó de asentarse. Lora estuvo durante diez partidos al frente del equipo y los resultados no volvieron a llegar. No fue hasta la llegada de Cardozo cuando el equipo enderezó el rumbo y consiguió hacer números de playoff de ascenso. Con Cardozo al frente, el equipo universitario consiguió 10 victorias, 4 empates y 6 derrotas con un balance de 34 puntos de 60 posibles; y nos fijamos sólo en los números de la segunda nos percataremos de que el UCAM Murcia C.F. hubiese acabado la Liga en 4ª posición lo que le hubiese dado derecho a jugar la liguilla de ascenso a Segunda División B.

Por tanto, es posible hacer un gran equipo con la base actual, sólo el lastre de la primera vuelta ha impedido que los universitarios puedan luchar por el ascenso, objetivo éste para la temporada que viene. Así lo ha expresado en varias intervenciones el Director Deportivo del equipo, José Botella, que asegura “que para la temporada que viene el club va a apostar por la continuidad tanto en el staff técnico como en los jugadores y siempre teniendo como eje de referencia a los futbolistas que realizan su carrera universitaria en la Universidad Católica. Un proyecto que se cimienta sobre una base sólida que le otorga la mejor universidad en deporte de España, la UCAM, y que auguran un futuro esperanzador para la próxima campaña.