El junior del UCAM Murcia CB, Ginés Carrillo, obtiene un 13,92 en la EBAU

03 Agosto 2020

Combinar los estudios con el deporte federado no es tarea fácil. Hacerlo con éxito, tiene un tremendo mérito. Es el caso de Ginés Carrillo, murciano de 18 años que milita en el Junior A del UCAM Murcia y ha logrado una de las notas más altas de la Región en la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) con un flamante 13,92 sobre 14, tras completar con matrícula de honor el Bachiller Científico Tecnológico.

Esta fue su reacción cuando se enteró de su nota: "Me puse un poco nervioso al ver las notas tan altas. Después, cogí la calculadora y no me podía creer la nota final que tenía". Explica que aunque salió con buena sensación tras realizar los exámenes, "nunca te puedes esperar una nota tan alta".

Las pruebas de selectividad son muy conocidas por el temor y los nervios previos que provocan en los estudiantes. Ginés también los sufrió horas antes de examinarse, pero  afirma que "por suerte, con el paso de los exámenes me fui relajando y perdiendo  presión".

Ya es complicado mantener ese nivel de estudio. Pero lo es más compaginándolo con un deporte tan exigente. Además de jugar en el Junior, Ginés Carrillo, ha debutado con el EBA del club universitario.

Nos cuenta que el secreto para mantener ambas actividades es "encontrar un equilibrio entre ambas. Creo que ha sido muy importante el saber organizarme, es decir, aprovechar el tiempo que queda libre antes y después de los entrenamientos para estudiar o hacer tareas del instituto. Esto me ha permitido no faltar a los entrenamientos los días antes de los exámenes, ya que ese día solo necesitaba repasar", explica el jugador.

Gracias  a esta organización, ha sido capaz de mantener otros aspectos importantes en la vida de un joven de 18 años como por ejemplo, la actividad social. Esto le ha permitido no realizar grandes sacrificios por el camino, aunque sí ha priorizado lo que él considera más importante en este momento: los estudios y el baloncesto.

Los beneficios del deporte en edades tempranas son visibles en la mayoría de casos y en esta ocasión no es distinto. En cuanto lo que aporta el estudio al baloncesto, Ginés comenta que le ha permitido "comprender mejor el juego, fijarte en detalles que antes no habías percibido, y por supuesto, entender mejor las jugadas y memorizarlas más rápido".

Por otro lado, también ha sabido sacar provecho del baloncesto a la hora de estudiar: "el baloncesto y, en general, hacer deporte, permite a la gente desconectar de sus obligaciones, y hace que la mente descanse para estar más despejada a la hora de estudiar. Por eso creo que cualquier niño debería practicar algún tipo de deporte en edades tempranas, ya que beneficia mucho en su faceta académica".

En aquellos casos en los que no se consigue llegar a esa organización y el nivel de estudios baja de forma destacable, afirma que la solución no es privar  a los más pequeños del deporte, sino disminuir el tiempo de otras actividades menos beneficiosas como son los videojuegos o los móviles. "El deporte en estas edades tempranas es fundamental, así que no es lógico que se restrinja algo tan importante".

En cuanto al futuro, tiene claro que quiere estudiar el doble grado de Matemáticas e Ingeniería Informática y que "Me gustaría seguir practicando este deporte, pero obviamente tendré que centrarme más en los estudios, ya que para estudiar dos carreras a la vez se requiere mucho tiempo. Por eso creo que jugaré en un equipo que tenga suficiente nivel, pero que no se encuentre muy lejos de casa para no perder mucho tiempo en los desplazamientos.

Para finalizar, le pedimos a este chico de tan solo 18 años y con la cabeza tan bien amueblada que nos de un consejo para todos los niños y niñas deportistas: "Me gustaría decirles que deben tener claro que el instituto o el colegio es siempre la prioridad. Una vez dicho eso, les diría que no es imposible compaginar ambas facetas. Es más, con una organización adecuada y por supuesto, con mucho esfuerzo, se puede conseguir con éxito".