El base argentino, que hace unas semanas adelantaba por twitter su próximo destino,  vestirá, oficialmente, los colores universitarios en la temporada 16-17

09 Agosto 2016

Era cuestión de días. Finalmente, el UCAM Murcia y el Real Madrid CF, han formalizado todos los puntos del contrato que permite la cesión de Facundo Campazzo durante una temporada más.

Fue una de las revelaciones de la pasada temporada en la Liga Endesa. Su juego alegre, efectivo y lleno de filigranas hizo las delicias de los aficionados del Palacio de los Deportes. Ese mismo público podrá disfrutar de Facundo Campazzo una temporada más. ‘El Tango de la Liga’ seguirá defendiendo los colores universitarios en la competición doméstica y en Eurocup.

El base argentino, tras unos años llenos de éxitos en Peñarol, llegó a la disciplina del Real Madrid Baloncesto. En la temporada 14-15 ganó todos los títulos posibles con la camiseta blanca (Supercopa Endesa, Copa del Rey, Liga Endesa y Euroliga). Sin embargo, su explosión se dio en la 15-16, con el 7 del UCAM Murcia CB a la espalda, siendo una de las piezas imprescindibles para entender la temporada histórica del club universitario.

Durante la fase regular, disputó los 34 partidos de la competición, consiguiendo 11,8 puntos, 2,9 rebotes, 5 asistencias y 2 recuperaciones por partido. Para la posteridad queda el mate frente a Baloncesto Sevilla, que le convertía en el jugador más bajo de la historia de la Liga en conseguirlo, o la gambeta a Nachbar rodeando su espalda con el balón.

Tras conseguir el 7º puesto en la clasificación, al UCAM Murcia CB le tocaba disfrutar del sueño de los Playoff por el título de Liga Endesa. El Real Madrid Baloncesto era el rival, y los murcianos estuvieron cerca de dar la campanada, llevando al tercer partido la eliminatoria. Los cuartos de final terminaban con un MVP claro: Campazzo. En los tres partidos, promedió 22 puntos (con un 48% de acierto desde la línea de tres), 3,7 rebotes, 5,7 asistencias y una media de 25,3 de valoración.

Facundo Campazzo volverá a sacar su varita y su chistera en el Palacio de los Deportes.

¡Bienvenido de nuevo, Facu!