El Guaros de Lara se retira en el tercer cuarto tras la expulsión de todo su banquillo y parte del universitario

19 Septiembre 2017

Habrá que buscar si existe un precedente parecido en la historia del baloncesto. Tras la expulsión de tres jugadores del banquillo del UCAM Murcia y todos los del Guaros de Lara, que pretendían evitar una tangana, el partido finalizó mediado el tercer cuarto. Los visitantes decidieron retirarse, ya que eran demasiados minutos para tan solo cinco jugadores en pretemporada. Pero los aficionados que se desplazaron hasta San Javier, lejos de quedarse sin partido, pudieron ver hasta el final un cinco por cinco del conjunto murciano.

Es cierto que con el reglamento en la mano, los colegiados Andrés Fernández, Rafael Serrano Velázquez y Alfonso Olivares, tenían razón, pero no deja de ser anecdótico que un partido de pretemporada se suspenda por falta de integrantes. Para todo hay una primera vez. Y desde luego, este encuentro no se le olvidará a ninguno de los 800 aficionados que estuvieron en el Príncipe Felipe de San Javier.

Octavo encuentro de la preparación del UCAM Murcia, penúltimo antes de que de comienzo la Liga Endesa y segundo en la Región de Murcia. La localidad de San Javier, albergaba un partido entre los de Ibon Navarro y los campeones del Liga de las Américas, Los Guaros de Lara de Venezuela.

Pese a contar con un potente físico, el conjunto visitante, los universitarios entraron mucho más intensos, más rápidos y más duros en el partido. Con Kloof marcando el ritmo del encuentro, Tumba dominando los aros y Oleson y Benite acertados desde el exterior. En defensa, los Guaros de Lara no encontraban ninguna situación de tiro cómoda y para más inri, uno de sus jugadores franquicia, Vargas, se tenía que retirar lesionado. Se abría un primer parcial de 11-2 en el marcador, para finalizar la el primer cuarto con un 22-14.

En el segundo periodo, cuando mejor estaba jugando el UCAM Murcia, un mate de Kevin Tumba, rajó en pequeña medida el tablero. El juego estuvo parado unos minutos, pero pudo reanudarse el encuentro sin problemas. Eso sí, tras el parón los de Ibon Navarro pusieron la directa y se fueron más de 20 puntos arriba. Alex Urtasun con un fabuloso 4/5 en triples y 13 de valoración, se postulaba como el mejor del UCAM Murcia. Por el contrario, en el conjunto venezolano solo se sostenía gracias a la buena actuación de Echenique que finalizaba el segundo cuarto con 20 de valoración.

En la reanudación, con 54-35 en el marcador, el conjunto de Ibon Navarro alcanzó los mejores minutos de lo que llevamos de pretemporada. Con todos entonados en ataque, a falta de 4 minutos 44 segundos para llegar al final del tercer cuarto la diferencia era de 69-44. Partido sobradamente controlado, hasta que ocurrió un auténtico esperpento. Tras una agresión de Mario Little a Lukovic, los dos banquillos entraron a la pista para evitar que se provocara una revuelta. Con lo que no contaban, es con que todos los jugadores del banquillo en pisar la cancha, serían descalificados. Por parte de UCAM Murcia, Soko, Julen Olaizola se tuvieron que marchar, mientras que Guaros de Lara no podría mantener ninguno, más el quinteto de pista, ya que todos los jugadores de banquillo habían entrado en la cancha.

Tras lo sucedido, los técnicos del conjunto visitante decidieron retirarse para no arriesgar la salud de los que se mantuvieron en pista. Una decisión comprensible, pero que dejaba sin partido a los más de 900 aficionados que se encontraban en el Príncipe Felipe de San Javier.

Ibon Navarro, decidió que se continuase hasta el tiempo previsto, con un cinco contra cinco de la plantilla universitaria y sin árbitros.

Una situación más que curiosa y sorprendente que ya queda para los anales de la historia del UCAM Murcia. Por cierto, el encuentro entre los dos quintetos del UCAM Murcia, finalizó 18-17. Más ajustado que el primero.