Cuando los universitarios se quisieron agarrar al partido se encontraron con muchos inconvenientes

10 Marzo 2019

Un partido muy físico contra uno de las mejores plantillas de la competición. Desde el inicio, la lucha por el rebote, las opciones de correr y la intensidad defensiva se marcaron como líneas clave para llevarse el partido. El nivel de acierto visitante era uno de los principales debes en el primer cuarto, con un inspirado Booker, que mantenía el resultado ajustado. El base americano lograba superar los 10 puntos antes del descanso. Sin embargo, no era suficiente para poder adelantar a su rival, ya que los de Jaume Ponsarnau aprovechaban muchas situaciones para generar ventaja, a través de sus interiores. Dubljevic conseguía 12 puntos y 5 rebotes para alcanzar los 17 de valoración, mientras que Will Thomas anotaba 8. Ambos encontraban la inspiración para anotar en las diferentes opciones de tiro.

 

Las faltas también empezaban a condicionar a los hombres importantes de Sito Alonso. Ovie Soko sumaba muy rápido su tercera falta. Una ausencia fundamental para poder competir por el rebote y por la fuerza que imponían los jugadores de Valencia Basket. Al descanso, los universitarios se marchaban 12 abajo (38-26).

 

En la reanudación intentaron engancharse al partido. Pero después de errar tiros cómodos, Valencia contestaba con importantes triples que suponían un bajón y una brecha importante. Emergió entonces la figura de Milon Doyle, que logró tres triples consecutivos para poner llevar a diez la diferencia e inquietar a los locales. Sin embargo, hubo dos acciones que cambiaron el devenir del partido. Dos situaciones muy convulsas en la canasta universitaria que se saldaron con una falta más una antideportiva, en dos ataques consecutivos. 4 tiros libres más posesión cada ataque. Un cambio de criterio arbitral que terminó por romper el encuentro.

 

En el último periodo, Valencia Basket, mucho más relajado por tener encaminada la victoria, desarrolló un gran juego y terminó por sentenciar al UCAM Murcia. Tumba, Sadiel Rojas y Ovie Soko acabaron muy cargados por faltas personales. El resultado final fue de 89-65. Sin embargo, acabó con un gran ataque tras tiempo muerto de Sito Alonso, que supuso un triple muy bien elaborado por el equipo y definido por Kloof.