Los universitarios se plantan en el parón de Liga Endesa con la necesidad de mejorar

10 Febrero 2019

Último encuentro de la Liga Endesa antes de un parón de tres semanas sin competición debido a la disputar de la Copa del Rey y las Ventanas FIBA. Un duelo por todo lo alto para llegar a este descanso. Dos equipos que pelear por no eludir los puestos de descenso. Cómo local un Café Candelas Breogán con seis victorias y como visitante un UCAM Murcia con cinco, pero con la ventaja de haber vencido en el partido de ida y la posibilidad de cerrar el average en el caso de ganar el partido.

Sito Alonso, que dirigía su tercer partido como entrenador universitario, apostaba por un quinteto físico de salida, que además encontraba buenas situaciones para ponerse por delante en el marcador. Buenas actuaciones de Sadiel Rojas y Milton Doyle en ataque, pero con el lastre de que dos jugadores importantes como Charlon Kloof y Ovie Soko, acumulaban falas. Las rotaciones en el banquillo sirvieron para abrir el campo y encontrar acierto desde la línea de tres. Rudez y Oleson se mostraban acertados para dar una ventaja de 13-21 a falta de una posesión para finalizar el primer cuarto. Lamentablemente, una posesión que acabaría con triple de Alec Brown.

En el segundo cuarto, las ternas ofensivas se invertían. Los de Natxo Lezcano encontraban buenas situaciones para llevar el peso en el marcador en buena parte por la actuación de Gerun, y el UCAM Murcia se mantenía cerca gracias a acciones individuales y a mostrar una gran lucha en defensa. Faltando apenas unos segundos para el descanso, el conjunto universitario se puso un punto por delante (33-34), pero de nuevo se repitió el guión del primer periodo. Alec Brown sobre la bocina lograba un triple que instalaba el 36-34.

En la reanudación, se avistó que se podría llegar a un final apretado. De hecho ninguna ventaja superó los ocho puntos de diferencia en ningún tramo del encuentro. El conjunto murciano sufrió encarecidamente, el poco control sobre el rebote. Se concedieron demasiadas oportunidades a Breogán, para encontrar acciones directas a través de Gerun, o bien tiros liberados de Salva Arco desde la línea de 6,75. Pero en ataque, tanto Askia Booker como Milton Doyle lograban sostener el marcador para lograr estar cerco o por encima de su rival, a medida que el partido iba avanzando.

Se cumplieron los presagios y se llegó a un final igualadísimo donde los locales además contaron con el apoyo de un público ensordecedor. Una lucha de tú a tú, donde cada rebote o cada tiro libre podía decidir el partido. Y así fue. Un rebote en ataque de Café Candelas Breogán, sirvió para que Salva Arco lograse un triple que supondría un espaldarazo casi definitivo para el choque. A pesar de pelear hasta el último segundo, el marcador se quedaría parado en el 77-73. Gerun fue con diferencia el gran dominador del encuentro con 20 puntos, 10 rebotes y 37 de valoración.