30 Diciembre 2014

El UCAM Murcia, que finalizó con 4 jugadores expulsados, perdió en la prórroga 85-89


Partido ajustado, partido emocionante… pero no se pudo saldar por victoria murciana. El equipo acusó el gran número de faltas en contra. Cuatro de sus jugadores, no pudieron acabar el partido.

Muy buen comienzo de partido por parte de ambos equipos. Resultado igualado y juego agresivo defensivamente. El UCAM Murcia se mostraba inferior en el rebote ante pívots de la altura y envergadura de Tavares y Eulis Baez. Por el contrario, sí que estaba muy acertado desde la línea de tres puntos, anotando tres en el primer cuarto. Por parte del conjunto canario, además del juego interior, se empezaba a entonar Kyle Kuric.

El segundo periodo arrancaba 17-15. Una mínima ventaja por parte universitaria que mantendría hasta casi los instantes finales. El rebote seguía siendo dominado por los visitantes. Eulis Baez llegaba a los 7, anotando 10 puntos, para un total de valoración al descanso de 14. En el conjunto universitario, Lima conseguía segundas opciones atacando rebotes ofensivos y provocaba faltas a sus defensores. Hasta ese momento, el mejor del encuentro por parte murciana.

Lástima que tras el descanso todo cambió. Un cúmulo de faltas dudosas y continuas, derivaron en la 4 falta y técnica posterior del brasileño. Se marchaba al comienzo del tercer periodo y dejaba a su equipo sin su máximo reboteador y hombre más intimidador en la pintura. Esto lo aprovechó Herbalife Gran Canaria para ponerse 8 puntos arriba (40-48). Pero el público había entrado de lleno en el partido. Mostró su quejas al trío arbitral y, lo más importante, ayudó a los suyos a acercarse de nuevo en el marcador. Diego Ocampo se la jugó con cuatro jugadores exteriores y solo un pívot. Una posición que rotaban entre Radovic, Antelo y Arteaga. Curiosamente, el equipo mejoró el rebote y se acercó 52-54.

El último periodo fue un auténtico cúmulo de emociones. Un vaivén de de situaciones inverosímiles que resolvían de forma magistral uno y otro equipo. En la parte murciana Antelo era expulsado por la quinta falta, pero sobresalía el maestro de los instantes finales. Carlos Cabezas. El malagueño forzó faltas y generó ventajas muy importantes para su equipo. El marcador estaba ajustadísimo. Con dos abajo, Cabezas asistía para que Radovic que empataba el encuentro. La última posesión estuvo tan bien defendida, que Oliver no pudo anotar y Bamforth desde el medio campo intentaba evitar la prórroga.

Una prórroga marcada por decisiones arbitrales muy rigurosas Dos jugadores más del UCAM Murcia, Neto y Rojas, fueron expulsados. Tras intercambiar tiros libres y con dos abajo, Wood metía un triple que ponía en pie al Palacio. Pero a la jugada siguiente, finalizando la posesión, Kuryc se la devolvía. A falta de un minuto y medio y jugándose el todo por el todo, Wood se levantaba para enchufarla de tres y los árbitros señalaban pasos de salida. Una acción que condicionó el encuentro. Finalmente, Herbalife Gran Canaria se distanció y el resultado final fue 85-89.

El próximo encuentro del conjunto de Ocampo será el próximo domingo en San Sebastián, frente al Gipuzkoa Basket.
fuente

Comunicación UCAM Murcia