05 Marzo 2014

Sevilla es testigo de la primera victoria de Nicola como entrenador, 20 años después de la caída que sufrió como jugador


A veces, la vida da coincidencias en el espacio-tiempo que ni nos imaginamos. Y si no, que se lo pregunten a Marcelo Nicola. Corría el año 1994 y el entonces jugador del Taugrés visitaba el pabellón San Pablo, en Sevilla. En una de las jugadas, entró a matar a canasta con tan mala suerte que se le escurrió la mano y cayó a la pista de cabeza sufriendo un impacto tremendo. Quedó inconsciente y sufrió convulsiones. Las imágenes dieron la vuelta al país, dado Rápidamente, fue trasladado al hospital y todo quedó en un susto. 20 años después, mismo escenario, pero esta vez con el traje de entrenador, el argentino ganaba su primer partido como entrenador del UCAM Murcia después de una racha de 8 derrotas seguidas.

Nicola no recuerda mucho de esa jugada. “Recuerdo lo de antes y lo de después, pero el golpe, no. Luego he visto los videos de la jugada y me imagino que lo recuerdo, pero no es un recuerdo real, de haberlo vivido”. Muchos otros habrían cogido miedo a la suerte del mate. Sin embargo, el argentino no se achantó. “Jugando en casa, hubo una situación casi idéntica. El pabellón estaba lleno, cogí la pelota, fui a canasta y realicé un mate. Recuerdo que hubo un silencio en el pabellón y luego algunas personas diciéndome que estaba loco. Yo respondía que si no me hubiera quitado el miedo, no podría haber vuelto a jugar”.

20 años después, vuelta al pabellón San Pablo. Contra Cajasol Sevilla se vio a un UCAM Murcia renacido de sus cenizas, que fraguo uno de sus mejores partidos de la temporada. El argentino no cree que se haya quitado “un peso de encima”, pero sí asegura que está “muy satisfecho y alegre”, y que van a seguir trabajando “en la misma medida, en la misma dirección. Estoy muy contento por los chicos, porque han trabajado muy bien durante mucho tiempo y necesitaban una recompensa para solidificar las bases que estábamos construyendo”. En ese aspecto, el entrenador del UCAM Murcia tiene que seguir en la misma línea. “Solo pensamos en el Valencia Basket. Tenemos que seguir la misma línea, con la misma mentalidad. La victoria contra Cajasol nos va a dar más confianza”.

Importante fue la actuación de los dos últimos jugadores en llegar a las filas universitarias: Thomas Kelati y Nemanja Radovic. Marcelo Nicola cree que “están aportando muchas cosas, y todas positivas. Parece que llevaran más tiempo con nosotros. Van a seguir mejorando y sumando al equipo”. Y otro de los jugadores que han explotado en el partido que se jugó el pasado sábado en Sevilla fue Dwayne Davis, que consiguió 19 puntos, 3 rebotes y recuperó 4 balones. “Tuvo una actuación importante y aportó mucho al equipo. Hizo cosas que nos acercaron mucho a la victoria, como todos los jugadores, tanto el que hizo 20, como Tillie, el que hizo 16, como Kelati, o los que metieron dos, pero que ayudaron en el rebote y en los robos. Todos tienen que poner su grano de arena, cada uno en su parcela, pero no tenemos que pensar que las individualidades nos van a hacer ganar un partido”, explica el argentino.

El sábado ante Valencia Basket, Marcelo Nicola intentará conseguir su segunda victoria con el UCAM Murcia. Pero nunca olvidará la primera que logró y la ciudad en la que la consiguió.
fuente

Comunicación UCAM Murcia