22 Febrero 2014




“El éxito es la aplicación diaria de la disciplina”, pronunció una vez el empresario estadounidense Jim Rohn. Partiendo de esta fórmula para triunfar, el secreto real de los campeones está en la constancia y en el continuo reto personal para mejorar día a día.

Asumiendo una cita clave para remontar la ilusión y el ánimo por la competición, el filial del Universidad Católica de Murcia CB quiso enseñar, una vez más, el poder mental que atesora y la madurez que, paulatinamente, está adquiriendo al enfrentarse a finales de partido como el de esta jornada.

El Pabellón Príncipe de Asturias se vistió con un aforo casi completo y las peñas del club sonaron con fuerza. Desde el calentamiento hasta la última bocina que cerró el esperado encuentro, parte de los Sufridores y de la Zona Pimentonera arroparon al equipo de EBA y acompañaron a los locales para hacerse con la victoria (79-76).

El primer cuarto fue un tanteo entre ambos equipos. A pesar del conocimiento de estilo y juego que ambos han calado del rival tras varios enfrentamientos en los últimos años, la prudencia del UPCT Basket Cartagena fue la primera carta que jugaron los visitantes. El UCAM Murcia tuvo un arranque lento y dubitativo, pero Javier Santabárbara (9 puntos) estuvo muy acertado durante los primeros minutos y oxigenó a los suyos con canastas que equilibraron la buena racha anotadora de los cartageneros. Pablo Sánchez (16 puntos) fue un seguro de vida en el rebote defensivo y demostró que su movimiento de poste bajo está mejorando partido a partido. La defensa de los del Segura no resultó muy acertada en los primeros compases del encuentro, gesto que los visitantes aprovecharon para llevarse el primer periodo por 12-18.

El segundo cuarto fue el inicio de un cambio de actitud. El Pabellón comenzó a ver otro choque y los de Paco Alarcón pisaron con fuerza el acelerador para irse de su rival con mucha rapidez, no obstante, el encuentro comenzó a empañarse con pequeños gestos de agresividad que permanecieron intactos durante todo el encuentro. El particular tira y afloja entre César Morales y Carlos Toledo (13 puntos) tiñó la cancha con algunos incidentes propios de la tensión del partido, pero contribuyeron a mantener la intensidad y el ritmo de juego, 42-29 al descanso.

Tras el paso por los vestuarios, los del Segura empezaron marcando terreno con cuatro puntos seguidos de C. Toledo, pero los cartageneros apretaron y no se dejaron amedrentar por los locales. Tras un acercamiento peligroso de los visitantes, los universitarios del UCAM bajaron el ritmo y fruto de la fuerte intensidad, se relajaron en el ecuador del periodo. Con un acercamiento real tras la diferencia de puntos al descanso, el UPCT Basket Cartagena llegó a ponerse a seis puntos de los pupilos de Alarcón, pero Juan Ballesta (6 puntos) fue el pulmón, una vez más, que organizó y desquició la defensa rival.

Gracias a su rápido movimiento de balón por la cancha y encontrando a uno de sus mayores cómplices en el partido, Álex Gómez (13 puntos), ambos consiguieron encarrilar de nuevo el rumbo para no desviarse del objetivo y ganar el encuentro.

Javon McGee estuvo desaparecido durante el partido. Sumando su poco acierto al aro y la ejemplar defensa del UCAM, pasó desapercibido en pista. Los minutos finales fueron los más tácticos en la cancha. La estrategia de los cartageneros pasaba por asfixiar físicamente a los locales y las fuerzas de ambos equipos empezaron a mermar en los últimos 5 minutos del partido. Con el encuentro igualado hasta el final y con 71-65 a falta de 3 minutos para acabar el choque, desde los banquillos comenzó la particular batalla táctica que conduciría a unos últimos instantes no aptos para cardiacos. Si el UCAM metía dos puntos, el Cartagena sumaba cuatro y así sucesivamente. Paco Alarcón, que se dejó la garganta durante el encuentro, dio instrucciones a los suyos sobre cómo debían afrontar los últimos minutos de juego: “Ellos van a hacer falta y jugarán al contrataque”, dijo a sus jugadores en el último tiempo muerto. Y así fue, con 77-76 y seis segundos por delante, los cartageneros le hicieron una personal a Molina (8 puntos). Con la presión sobre sus hombros, el cartagenero que milita en el UCAM, asumió la papeleta de decidir con sus dos tiros libres finales, que acabó metiendo y sentenciando el partido 79-76.

La alegría fue mayúscula al sonar la bocina final del Príncipe de Asturias y los jugadores fueron a celebrar con la afición el merecido triunfo. El técnico de los del Segura no dejó de sonreír durante la entrega de medallas en la cancha y mientras Álex Gómez levantó la copa: “Esto nos va a venir muy bien para seguir trabajando duro. Hemos madurado después de tantos partidos igualados hasta el final y tuvimos la concentración y la tranquilidad necesaria para ganar”, explicaba Paco Alarcón emocionado por la victoria de los suyos.

La próxima cita del filial del UCAM Murcia CB será en Paterna, donde dará comienzo la segunda fase de la temporada en el grupo E de Liga EBA. Los universitarios se enfrentarán al Power Electronics Paterna el domingo 2 de marzo.

fuente

Rubén González