02 Febrero 2014




El filial del Universidad Católica de Murcia CB salió con poca confianza a la cancha. La mala tarde se saldó con una derrota en un encuentro donde los visitantes jugaron con ansiedad y sin suerte de cara al aro.

Begastri tuvo opciones desde el primer momento y aunque los universitarios gozaron de unos minutos buenos, no se puso en práctica el modelo de partido que se trabajó durante la semana. No obstante, el buen juego de los cehegineros tuvo mucha culpa de la caída de brazos de los del Segura.

El primer cuarto fue un tanteo en el que ambos equipos se conocieron lo necesario para ver las carencias del rival. Tras unos primeros balones rápidos y disputados, Carlos Toledo (16 puntos, 4 rebotes y 18 de valoración) comenzó a desplegar su habilidad para buscar espacios y aprovecharse de errores puntuales en la defensa local. Un acertado e inspirado Lledó (30 puntos, 10 rebotes y 42 de valoración) fue el arma secreta que Begastri sacó de la manga para hacer mucho daño a los de Alarcón.

Los de Cehegín se hicieron rápidamente con el control del partido y comenzaron a liderar el encuentro gracias a la falta de concentración del filial del UCAM Murcia. Se llegó al final del primer cuarto con un luminoso muy ajustado (17-20).

La compañía perfecta de Lledó fue su compañero Jose Luis Llorente (23 puntos, 4 rebotes y 22 de valoración). La dupla de jugadores locales asfixió por completo a los universitarios, que solo podían remar a contracorriente y luchar contra el marcador del Municipal de Cehegín. El segundo periodo acabó con 39-32.

Sin obtener respuesta alguna y habiendo gastado los mejores minutos del encuentro sin mucho éxito, los pupilos de Paco Alarcón tuvieron un paso por vestuarios que no cambió la actitud del equipo, pero aún hubo tiempo para reaccionar. Marcos Molina (15 puntos, 7 rebotes y 12 de valoración) hizo una buena labor en la línea de atrás, pero no fue suficiente para desequilibrar la balanza a favor de los suyos. Se llegó al final del tercer cuarto con 59-51.

Al equipo le faltó garra y le sobró el bloqueo que le impedía lucirse en ataque. Los locales se aprovecharon en todo momento, pero tuvieron unos minutos de bajón donde el UCAM Murcia supo levantar la cabeza y ponerse 7 puntos por encima de su rival. A pesar de ello, un par de jugadas desacertadas atrás y el titubeo arbitral hicieron que los visitantes no se llevasen los puntos a casa. La mala suerte, a pesar del regalo de cortesía de los cehegineros, se volvió a cebar con los universitarios, que no tuvieron su tarde y no lograron ampliar su racha de dos partidos consecutivos ganando. Bocinazo y derrota que empaña el tramo final de los chicos del técnico de Antequera (80-79).

La próxima cita del filial del Universidad Católica de Murcia CB será en casa, en el Pabellón Príncipe de Asturias. El día 8 de febrero (sábado) a las 19:00 horas el UCAM se enfrenta al líder del Grupo E de Liga EBA, el Units Pel Basquet Gandía.

fuente

Rubén González