19 Enero 2014




El filial del Universidad Católica CB vuelve a su estado habitual tras el grandísimo espectáculo que se vio en Alginet. El equipo trabajó unido y supo aprovechar sus virtudes de conjunto frente a un CB Alginet que quedó eclipsado y fue a contracorriente durante todo el encuentro.
Cabe destacar, como dato importante, la baja de última hora de Marcos Molina, que se lesionó el viernes durante el entrenamiento. El cartagenero sufre un esguince de tobillo y está por confirmar el alcance del mismo.

Con temor antes de comenzar el choque y tras no contar con una de sus referencias, Paco Alarcón supo concienciar a los suyos para que empujaran con fuerza el pabellón alginetino: “Mentalicé a los jugadores porque debían salir agresivos a la cancha y tenían que ser un bloque sólido en defensa. Me sorprendieron mucho, la baja de Molina nos generó dudas, pero mostraron una actitud espectacular y estoy muy contento con el trabajo que han hecho”, explicaba el técnico de Antequera.

El primer cuarto no destacó por el abultado número de puntos (9-19), sin embargo, el UCAM Murcia comenzó a alejarse del marcador respecto a su rival. Juan Ballesta (16 puntos, 5 rebotes y 31 de valoración) inició un recital de puntos en los primeros minutos de juego y se pudo percibir desde el minuto uno que iba a ser su partido. Tras su aportación de seis puntos en el periodo y poniendo en marcha el engranaje murciano, el control del choque caería a favor de los visitantes.

Comenzó el segundo cuarto con la misma línea que el anterior, las asistencias, una vez más lideradas por Ballesta, encontraban su desenlace en las manos de Carlos Toledo (23 puntos, 7 rebotes y 23 de valoración). El sanjaviereño, que mantiene su regularidad, es un filón de seguridad para los suyos y no falla nunca en las citas importantes. Final del periodo y 24-37 en el marcador del pabellón local.

Tras el descanso y con un parcial de 19-23, el CB Alginet se acercó con peligro en el marcador, pero la contundente y férrea línea de atrás que Paco supo trazar en sus instrucciones, hicieron inútiles los pocos ases que guardaban bajo la manga los locales. El paso por vestuarios potenció, todavía más, la fuerza con la que el UCAM salió de inicio. El estadounidense Shalawn Miller (18 puntos, 12 rebotes y 30 de valoración) se puso los galones y tiró de su equipo como pudo. Siendo la única amenaza en la canasta de los del Segura, no fue suficiente para poner a los suyos por delante en el luminoso y se llegó al final del tercer periodo con 43-50.

Los últimos minutos de juego fueron un deleite táctico en el que los alginetinos intentaron acercarse lo máximo posible en el marcador, pero el estado de forma que plantearon los visitantes no permitió que eso sucediese. Tras un pequeño espejismo donde los valencianos rozaron el marcador murciano al inicio del cuarto y con un parcial de 12-18, se llegó al final del encuentro con un contundente 55-78 donde los universitarios arrollaron también a su rival en los últimos minutos del choque.

Este resultado hace que el filial del UCAM Murcia inicie un buen camino de prometedores partidos y resultados. Se espera mucho de ellos y, una vez más, supieron plantarle cara a una situación complicada.

La próxima cita de los universitarios será el 25 de Enero (18:30 h) en el Pabellón Príncipe de Asturias contra el Power Electronics Paterna.

fuente

Rubén González