17 Enero 2014




El filial del Universidad Católica de Murcia CB se desplaza hasta tierras valencianas con ganas de poner fin a los malos resultados que le han acompañado durante las últimas jornadas.

Tras el tropiezo de la semana pasada en casa (79-80), los chicos de Paco Alarcón deben poner toda la carne en el asador para irrumpir la racha de tres partidos consecutivos sin conocer la victoria. El CB Alginet, que ocupa la quinta plaza en el grupo E de Liga EBA, se mide al UCAM, que necesita aprender y pulir pequeños fallos de concentración en los primeros minutos de cada encuentro.

Por su parte, los universitarios se sitúan en la mitad inferior de la tabla y mantienen el sexto puesto. La principal baza con la que contarán los visitantes será la monumental presencia de Marcos Molina, que promedia 13 puntos, 8,2 rebotes y 14 de valoración por encuentro.

Las impresiones anímicas del conjunto murciano son la principal preocupación de la afición y de los seguidores de este filial. No obstante, ante situaciones complicadas y aderezadas con un extra de presión, los del Segura siempre han respondido con creces y han superado las expectativas. Para ello, deberán prestar especial atención al pívot rival, Shalawn Miller. El estadounidense es el líder indiscutible de los alginetinos y se ha postulado en la temporada como la mayor referencia ofensiva de los suyos (15,8 puntos, 14 rebotes y 29,6 de valoración) por partido.

“Perder siempre es duro, pero estamos trabajando muy bien y tratamos de solucionar los desajustes que podamos tener. Estoy muy contento y me encuentro fenomenal, entrenar con el primer equipo me ayuda mucho a la hora de jugar en EBA”, explicaba Molina.
Dramatismos y resultados al margen, los chicos son optimistas y aunque las derrotas puedan pesar, están muy comprometidos con la entidad universitaria y darán la cara en Alginet.

fuente

Rubén González