13 Enero 2014




A las 3:00 de la madrugada del sábado al domingo, 48 valientes aficionados se concentraban en el Palacio de los Deportes de Murcia para trasladarse, 7 horas más tarde al Palau Blaugrana. Los gritos y vítores no faltaron en el nocturno viaje. Bufandas y cánticos sonaron hasta el amanecer, la machada en Barcelona era posible para la afición del equipo universitario.

A las 10:00 de la mañana el autobús llegaba a la ciudad deportiva del FC Barcelona. Los aficionados, tambores en mano, calentaban motores en la entrada que da a los vestuarios, a la espera de recibir a los jugadores del UCAM Murcia. Los protagonistas no se hicieron de rogar, y a las 11:00 recibían la cálida bienvenida que les tenían preparados los aficionados.

El partido comenzaba puntualmente a las 12.30 del domingo, con buen ambiente y con un Palau medio lleno. Los aficionados del UCAM Murcia comenzaban fuerte. Sus cánticos hacían olvidar por momentos que el equipo universitario se encontraba fuera de casa. Pese al fuerte comienzo, la distancia que iba abriendo el FC Barcelona en la cancha no dejaba lugar para la esperanza, tanto en el banquillo de Quintana como en la grada de los aficionados. La llegada del descanso ponía una diferencia de 15 puntos a favor del equipo local.
La reanudación del partido no trajo buenas noticias para los murcianos. El acierto del FC Barcelona sobre la pista consiguió que los fieles aficionados fuesen bajando los brazos. Los tambores se dejaron de lado y las palmas sonaban con menos intensidad.

Tan pronto sonó el pitido final, los aficionados marcharon en silencio y cabizbajos al autobús que les esperaba en el aparcamiento de la ciudad deportiva del FC Barcelona. Como era de esperar tras la dura derrota, las primeras horas del viaje sucedieron entre reflexiones y críticas. Pese a todo, conforme el autobús se iba acercando a la Región de Murcia, los ánimos iban mejorando.

Por último, cuando el autocar ya enfilaba el tramo final del viaje, y con el Palacio de los Deportes a la vista, los 48 aficionados al completo entonaron el famoso cántico “UCAM Murcia campeón”, poniendo en pie a toda la tripulación y dejando claro que seguirán fieles a su club, tanto en los buenos como en los malos momentos.

fuente

Chema Carvajal