20 Diciembre 2013

El equipo murciano no ha ganado en ninguna de sus 14 visitas a Manresa


En el deporte siempre hay una primera vez para todo, y el UCAM Murcia tiene la oportunidad de ganar por primera vez en el Nou Congost este sábado. La Bruixa d’Or no ha perdido en ninguno de los 14 encuentros disputados en casa frente al equipo murciano, y los de Oscar Quintana están dispuestos a romper de una vez esta racha.

Este año el club universitario cuenta entre sus filas con dos exjugadores del Manresa, Jordi Grimau y Rodrigo San Miguel, que durante años militaron en el equipo catalán y que coinciden en el mismo punto: Este año toca ganar.

Jordi Grimau, de origen catalán y jugador del Manresa durante 4 temporadas, sabe que el Nou Congost es un estadio duro. “Es una población que vive mucho el baloncesto, tienen un gran sentimiento de equipo. Es normal, son un histórico de la competición y eso hace afición”.

“El público de Manresa te empuja cuando crees que no puedes más”, revela Rodrigo, “no te dejan bajar los brazos, es algo especial”. El base del UCAM Murcia, que ya ha visitado a su antiguo equipo con el Valencia Basket, dice que volver a jugar allí siempre es especial, “a veces vas a un club y no te sientes cómodo, pero en el caso del Manresa es una localidad muy acogedora y me sentí como en casa”.
En 14 partidos que el UCAM Murcia se ha enfrentado a La Bruixa d’Or, fue en el último viaje cuando más cerca estuvieron de ganar. Fue necesaria una prórroga, para resolver el encuentro. En ese partido, ni Grimau ni Rodrigo estaban en el club universitario, pero como jugadores de baloncesto ambos coinciden en que “es mejor ir con la mente despejada, borrón y cuenta nueva”.

Los jugadores siguen con la ilusión de poder clasificarse para la Copa del Rey y están mentalizados para conseguirlo. “Mientras matemáticamente haya posibilidades de jugar la Copa, nosotros seguiremos luchando”, dice Grimau, “hemos tenidos algunos partidos en los que la suerte no ha estado de nuestro lado y nos ha quitado esa victoria de más que ahora nos vendría muy bien. Pero aun así seguimos teniendo el objetivo muy presente”.

El UCAM Murcia tiene este sábado a las 20:00 una cita con la historia. Con un Bàsket Manresa en frente con tan sólo una victoria menos que el club murciano, los de Óscar Quintana pueden matar dos pájaros de un tiro: alejarse de un rival directo y acercarse a los puestos de Copa del Rey.

fuente

Chema Carvajal