15 Diciembre 2013




A punto estuvo de ganar el filial del Universidad Católica de Murcia en su visita al feudo de Servigroup Benidorm. Aunque el marcador reflejó el resultado a favor de los locales, los chicos de Paco Alarcón lucharon hasta el último segundo y hubo claras opciones de llevarse el gato al agua.

El primer cuarto comenzó con un astuto Alejandro Gómez (7 puntos, 4 rebotes y 8 de valoración) muy enchufado de cara al aro local y dejando su aporte de 5 puntos en el periodo. Carlos Espasa (13 puntos, 3 rebotes y 11 de valoración) dio un recital de juego durante el encuentro y estuvo muy participativo en el cuarto, contribuyendo así a la escalera de puntos de su equipo. En el transcurso del mismo, el veterano base del Benidorm, Rubén Ballester (15 puntos, 6 rebotes y 28 de valoración) ya contaba con 4 asistencias y una evaluación de 11 que amargó los diez primeros minutos al UCAM, 14-13 a favor de los locales.

Si existe una definición de igualdad, se vio en el segundo cuarto. Akeme Smart (14 puntos, 11 rebotes y 11 de valoración) despertó para enfilar una endiablada racha de puntos que supieron neutralizar los visitantes con un elevado acierto en rebotes defensivos. 28-28 en el luminoso y la bocina señaló el descanso.

Tras las indicaciones técnicas y la charla en el vestuario, daba comienzo la segunda parte. El tercer cuarto corrió por cuenta y razón de Espasa. El molinense asumió el peso del periodo y cosechó un notable saco de puntos que sirvieron para equilibrar un ajustadísimo marcador. La defensa estuvo muy correcta y la caza de rebotes en la línea de atrás tuvo dos protagonistas, Marcos Molina y Pablo Sánchez. El cartagenero y el murciano supieron manejar la situación en todo momento y la seriedad que atesoran se vio reflejada en la cancha.
La única pega que se le podría poner al partido sería la falta de intensidad en los rebotes ofensivos, lo que pudo suponer un problema para que los universitarios no progresaran en el marcador con varias internadas a canasta. Final del tercer periodo, 42-41 a favor de los locales.

En el último cuarto, los del Segura llegaron a ponerse a 5 puntos de ventaja a falta de 2 minutos para la conclusión del choque, pero dos tiros consecutivos del británico Joe Hart (que estuvo muy desaparecido el resto del encuentro) puso en serios apuros a los visitantes a unos segundos del final. Alejandro Gómez quiso tirar de épica en los últimos instantes del choque al intentar encestar un triple, pero el aro escupió el tiro de 3 y el UCAM no pudo llevarse los puntos a Murcia.

60-58 en el marcador cuando sonó la última bocina del pabellón en Benidorm. A pesar de la derrota, los murcianos dieron la talla y mostraron una imagen de equipo unido. “Hubo emoción hasta el último momento, nuestra defensa ha sido brutal y los chicos han hecho un partido espléndido. Hoy están un poco decaídos por la derrota, pero el lunes cuando volvamos a los entrenamientos van a estar fenomenal”, declaraba Paco Alarcón.

El próximo partido del UCAM será el domingo 22 a las 16:30 h. en el Pabellón Municipal Fuente de San Luis contra el filial del Valencia Basket.

fuente

Rubén González