13 Diciembre 2013




El filial del Universidad Católica de Murcia CB se mide al Servigroup Benidorm, quinto clasificado del grupo E de Liga EBA. Los de Paco Alarcón afrontan la cita ocupando el tercer puesto en el grupo, gracias a la enorme racha de victorias y la mayúscula actitud que han mostrado en los últimos encuentros.

Ya está en marcha la jornada 10 desde el jueves 12. Si los del Segura ganasen en tierras alicantinas se colocarían segundos, siempre y cuando el Valencia Basket (4º puesto) perdiese su partido contra CB Jovens Almàssera (6º en la tabla) gracias al desliz del CB Alginet en el feudo del Units Pel Basquet Gandía.

El éxito de la plantilla murciana se basa en una ordenada línea de ataque y una sólida pared defensiva, que se suma a las acertadas rotaciones que proyectan al juego matices de dinamismo y fluidez.

Los benidormenses, que juegan como locales tras su contundente tropiezo en la pasada jornada contra el líder (Units Pel Basquet Gandía) por 83-66, cuentan en sus filas con Rubén Ballester. El veterano base, natural de Benidorm, promedia 7,8 puntos, 4,1 rebotes y 10,6 de valoración por partido y es una de las principales fuentes ofensivas del rival. Por su parte, los murcianos llegan con la plantilla al completo y con Pablo Sánchez (9,1 puntos, 5,7 rebotes y 8 de valoración) disponible para hacer sombra al pívot caribeño Akeme Smart (11,5 puntos, 9,6 rebotes y 14, 1 de valoración) tal y como hizo en la primera vuelta, a pesar de la derrota en la prórroga de los de Alarcón (67-71).

Tras una intensa semana de entrenamientos, el alero murciano Carlos Espasa confía en seguir cosechando éxitos al frente del filial universitario y ofrece su visión del choque de esta jornada: “Tengo mucha confianza en mi equipo, estamos trabajando a un gran nivel de concentración. Ellos son un rival con gente veterana, pero nosotros hemos aumentado nuestra proyección en defensa y en ataque y vamos a pelear el partido”, declara el molinense.

fuente

Rubén González