27 Abril 2012

Veintinueve faltas y dos técnicas, una de ellas con empate a 78 y faltando dos segundos, dejan sin opción al equipo de Quintana (78-82)


Una mezcla de injusticia e impotencia fue el sabor con el que se quedó el equipo y la afición del UCAM Murcia al término del partido. 6.199 personas no dejaron de animar en el Palacio de los Deportes para que el conjunto de Óscar Quintana sumara una victoria más. Sin embargo no ocurrió. No hubo acierto en los tiros libres, por momentos se pudo y no se consiguió despegar del marcador, pero las decisiones arbitrales supusieron un lastre para el equipo. En cada cuarto el equipo local alcanzaba primero el bonus de faltas, hasta 29 fueron las pitadas. Una técnica antes de acabar el tercer periodo y otra a falta de dos segundos y con empate a 78, remataron la noche para el UCAM Murcia. En el acta posterior al partido, los árbitros incluyeron sanción para Udoka y Xavi Sánchez, tercer entrenador, por una supuesta increpación al terminar el encuentro.

El día y la hora no era la más cómoda para los aficionados, pero el público del Palacio es muy consciente de lo que se está jugando el equipo en este tramo final de temporada, y no quiso dejar solo al UCAM Murcia. Después de disfrutar en la puerta principal de las de delicias de Vinotinto y Cruzcampo, pasaron dentro del pabellón para rugir con el equipo y dejarse hasta la última gota de energía en animar.

Al partido tampoco le faltaron motivos para ello. Desde el comienzo las decisiones arbitrales no gustaron a la afición. Tampoco un codazo de Ellis que desembocó en la cara de Josep Franch y terminó por sangrarle la nariz. En lo que respecta a lo puramente deportivo, el UCAM Murcia se ponía muy pronto en bonus y sufría las consecuencias del acierto de Tyron Ellis desde el tiro libre y desde 6,75. El americano del Lucentum finalizaba el primer cuarto con 15 puntos en su cuenta personal. Volviendo a la afición, como sucediera en la anterior jornada en el Palacio, fue la encargada de meter enchufar al equipo para que diera la vuelta al marcador. Douby y Udoka desde el exterior, acompañados por Augustine en la pintura, llevaron el peso de la anotación para empatar 25-25.

El segundo cuarto, tuvo color murciano hasta el final del mismo. Parecía que el UCAM Murcia se podía despegar. Miso en la dirección asistía a Augustine que regresaba a sus números de MVP (11 puntos, 5 rebotes y 17 de valoración al descanso). Jordi Grimau y Jasen, conseguían imprimir al equipo de esa intensidad defensiva de la que carecía y además, anotar desde 6,75. Los últimos compases, antes de que los equipos se marcharan al vestuario, servirían para que Alicante recortara, y el conjunto de Óscar Quintana sumara faltas (15 frente a las 9 de Lucentum).

En la reanudación, el marcador se mantuvo ajustado durante todo el periodo. Las imprecisiones en los tiros libres y en lanzamientos más o menos cómodos, mermaron la anotación del UCAM Murcia. El Lucentum se ponía por delante en a dos minutos de llegar al final, pero los de Óscar Quintana se recuperaban y conseguían superar en dos puntos a su rival. Quedando treinta segundos, con balón para Lucentum, el UCAM Murcia tuvo la oportunidad de alejarse en el marcador tras una buena defensa, pero uno de los árbitros decidió pitar técnica al banquillo en el contraataque del equipo local. Una técnica que dejó el empate a 59 en el marcador.

El último y definitivo periodo transcurrió muy parecido al anterior. El UCAM Murcia seguía sin estar acertado en los tiros libres, y el trío arbitral seguía cargando de faltas dudosas al conjunto de Óscar Quintana. Dewar en el Lcentum Alicante, conseguía anotar una y otra vez de tres, para adelantar a su equipo en los instantes finales. Quintana decidió apostar por el talento de Douby, que restando seis segundos y con dos abajo (76-78), recibió falta desde el perímetro y obtendría tres lanzamientos desde el tiro libre. Entró el primero, se salió el segundo y entró el tercero. Con empate a 78 y seis segundos por jugar después de un tiempo muerto, La bola le cayó a Llompart que tras chocar contra Augustine, consiguió una falta y dos tiros libres. Una decisión más que confusa, que vino continuada de una técnica a Quintana por entrar en el campo. Se acabó el partido. Cuatro tiros y posesión sin tiempo para Lucentum, que aprovechó a través de Dewar para sentenciar 78-82 el partido.

No todo acabó ahí. Además, el acta posterior al encuentro reflejó sanción a Xavi Sánchez, tercer entrenador y a Ime Udoka, por increpar a los árbitros. Una jornada más que negativa para el UCAM Murcia.

fuente

Comunicación UCAM Murcia