15 Abril 2012

Para Óscar Quintana el público fue clave para hacer posible la remontada


“Lo primero es dar las gracias a la afición”, así ha comenzado la rueda de prensa el entrenador del UCAM Murcia. “Pese a la mierda de primer cuarto, han empujado. Los necesitamos y son la clave para que el equipo juegue cuartos a un grandísimo nivel. Han creído más en la victoria que el equipo, nos han contagiado y nos han metido en el partido para conseguir esta victoria tan importante”.

En cuanto al mal inicio de su equipo, Quintana ha asegurado estar “muy cabreado porque habíamos hablado durante la semana de cómo iba a venir Unicaja. Los elogios te debilitan y no hemos salido bien. Venían a jugarse la vida y han salido con todas las armas. Cuando nos hemos querido dar cuenta perdíamos por 16. A partir de ahí ha tocado defender y ser fieles a nuestro estilo. En la segunda parte hemos dominado el rebote, lo que nos ha ayudado a controlar el partido”.

El técnico cántabro ha asumido que “cuando no jugamos con la dureza e intensidad que requieren los partidos de esta liga, y más en la recta final, somos una calcomanía. Podemos estar más o menos acertados, pero no nos pueden quitar rechaces o perder balones por miedo”.

Además de la victoria, otra noticia positiva ha sido la aportación de un gran número de jugadores. “Cuento con todos. Al único jugador que le debo minutos por su trabajo es a Sergio Pérez. A veces no puedes jugar con todos los aleros. Los demás se ganan sus minutos”.

Con los últimos tiros libres de Ime Udoka, el equipo ha superado la diferencia conseguida por Unicaja de Málaga en la primera vuelta. “El tiempo muerto no era un capricho. Queríamos ganar de nueve, ganar el average, porque nunca se sabe. Soñar es gratis y la afición se lo merecía. No creo que valga para mucho, pero cuando ganas tres partidos seguidos tienes la moral alta y ves posible lo imposible”.

Con respecto a la afición, Quintana ha añadido que “tenía miedo a la que pagásemos la resaca del Entierro de la Sardina. Ahora tenemos dos partidos entre semana a unas horas diferentes. Están respondiendo a lo que les pedimos, pero que no nos dejen ahora, que no hemos logrado nada y les necesitamos como el comer”.

Luis Casimiro, técnico del Unicaja de Málaga ha destacado como clave la defensa. “Mientras que hemos estado jugando bien en defensa, hemos controlado y dominado el partido. Cuando hemos parado de defender hemos cometido errores excesivos, facilitando el trabajo y que Murcia haya jugado con muchísima confianza para ganar el partido. Las diferencias iniciales no son insalvables en baloncesto. En ningún momento pensé que el partido estuviera decidido”. Además ha aclarado que Valters ha jugado menos debido a que “ha estado con una lumbalgia durante toda la semana”.

La victoria coloca al UCAM Murcia 14º, con tres triunfos de margen sobre las posiciones de descenso.

fuente

Comunicación UCAM Murcia