13 Abril 2012




Desde un rincón del cielo, a todo aquel que me conoció y compartió la afición al baloncesto. Yo no quería irme tan joven, pero me llamaron y me fui. Se cumple ahora el primer aniversario de la marcha de mi cuerpo y quiero dar a las gracias a todos los que habéis apoyado a mi familia.

Gracias por ese minuto de silencio que me brindasteis que me supo a gloria. Gracias a Ginés y directivos. Ya no permanezco en mi asiento pero me llena de felicidad el que lo halláis cedido a mi pequeña. En el deporte también se forman familias y yo me siento muy orgulloso de haber pertenecido a una muy grande que se llama Zona Pimentonera.

Sigo animándoos desde un rincón de la cancha y sigo alargando mi brazo para que el balón entre. Siempre estaré ahí con vosotros compartiendo alegrías y desilusiones. Pero siempre orgulloso de nuestro Club Baloncesto Murcia, y cuando cantéis el himno de guerra, yo lo haré también con vosotros. Gracias por esos momentos vividos me los llevé en mi equipaje.

fuente

Carta remitida por María Gema Alegría Martínez