13 Marzo 2012

Jordi Grimau asume que a partir de ahora todo serán finales


Tras la dura derrota del domingo pasado ante Blusens Monbus toca levantar la cabeza. El primer paso para seguir sumando victorias será el próximo domingo (12:30 horas) ante el último clasificado de la Liga Endesa: Blancos de Rueda Valladolid.

“Ante Valladolid nos jugamos la vida”, ha asegurado Jordi Grimau. “Viendo el calendario y siendo honestos, la salvación pasa por jugar bien en Murcia y sacar todos los partidos que hay. La presión que tenemos es que debemos ganar todos los partidos de casa para tener opciones. Nos lo vamos a jugar con los cinco que estamos a bajo y no hay más lecturas”.

El escolta catalán ha reconocido que “son momentos difíciles” porque, además de la derrota, “tampoco acompañaron los resultados de la jornada. Todo ello hace que la derrota sea más complicada de asumir”.

También ha habido momento para la autocrítica, tanto del partido del domingo, como de la temporada regular. “A pesar de estar hasta el final encuentro luchando, en ningún momento hubo la sensación de que podíamos estar dentro del partido. Mala suerte es que se lesione Curtis nada más llegar. En general no se puede atribuir a la mala suerte estar donde estamos. Las dinámicas son importantísimas. La realidad es que no hemos sido capaces de salir de ahí. Hemos intentado cambiar de todo, pero hasta el momento no ha dado el resultado que todos esperábamos. Ni apostarlo todo a al mala suerte o al mal trabajo sería justo. Se han hecho grandes esfuerzos tanto por nosotros como por parte del club para reconducir la situación”.

A pesar de sólo haber ganado un partido fuera de casa, Grimau ha querido ser rotundo a la hora de defender la actitud del equipo lejos del Palacio de los Deportes. “Si renunciáramos a ganar fuera de casa no iríamos a jugar. Sería absurdo. En ningún caso y lo digo rotundamente nadie renuncia a ningún partido. Que luego salgan las cosas mal es otra cosa. A final de temporada todo el mundo se juega mucho y no tiene nada que ver con el principio de temporada. No poder darte una respuesta al porqué pasan las cosas es uno de nuestros problemas, seguramente el componente psicológico sea uno de ellos”.

El ‘44’ del UCAM Murcia sí ha achacado a la mala suerte la lesión de Curtis Jerrells. “Supongo que esté jodido por la situación, que es de extremadamente mala suerte tanto para él como para el club, que está haciendo un bárbaro, saliéndose supongo del presupuesto establecido”.

Jordi realizó un buen partido ante Blusens Monbus. 10 puntos y 5 rebotes en más de 33 minutos jugados. “Todos empezamos de cero con Óscar Quintana. Estamos a su disposición. No estamos para muchos experimentos, pero seguro que él encontrará la gente que pueda aportar más”.

En más de 600 minutos de juego, Jordi Grimau está a un punto de superar los 200 con la camiseta del UCAM Murcia. Su primera oportunidad para conseguirlo será el próximo domingo (12:30 horas, 7RM) ante Blancos de Rueda Valladolid.

fuente

Comunicación UCAM Murcia