11 Marzo 2012

De nuevo el Blusens Monbus, fue superior al conjunto murciano al que venció por 69-62


El Fontes Do Sar sigue siendo una cancha maldita para el UCAM Murcia, y el Blusens Monbus sigue teniéndole al medida cogida al equipo murciano. Esta vez los de Moncho Fernández se plantaron mejor desde el inicio y se llevaron una ventaja de diez puntos al segundo cuarto que dosificarían muy bien durante el partido completo. Los de Óscar Quintana acusaron la ausencia de Jerrells, lesionado en el primer cuarto, y la acumulación de faltas de los pívots.

Los resultados previos al choque entre estos dos equipos, marcaban aún más su importancia. El UCAM Murcia regresaba al Fontes Do Sar con la intención de romper la mala racha de enfrentamientos directos contra Blusens Monbus y alejarse de los puestos de descenso.

Se preveía antes de comenzar el encuentro, la intensidad y el nivel defensivo que iban a demostrar ambos equipos desde el inicio. Durante los primeros minutos, costó mucho que se moviera el marcador. Con el 5-4 Udoka falló dos tiros libres y a partir de aquí, el Blusens Monbus enlazó un parcial de 12-3 gracias en parte a la buena amenaza de Corbacho desde la línea de 6,75. El rebote iba a ser un factor clave en este partido. Un apartado en el que el UCAM Murcia no estaba mal. Sin embargo, en ataque no encontraba acierto.

En el segundo cuarto persistirían los mismos problemas. En defensa el equipo de Óscar Quintana aguantaba a su rival. Pero no se acercaba en el marcador. Varios de los tiros realizados desde la pintura o palmeos, no terminaban de entrarle al UCAM Murcia. Desde la línea de triples tampoco se conseguía enlazar una racha de buenos lanzamientos, y el porcentaje en el tiro libre iba mermando el posible acercamiento (2-9). El partido llegaba al descanso con el marcador de 32-21 favorable al conjunto gallego.

En la reanudación la situación empeoró. Barlow y Sekulic se cargaron de faltas, mientras que Jerrells, lesionado, no podía ayudar a su equipo en la dirección. La distancia del Blusens Monbus siguió aumentando gracias Kendall en la pintura y Corbacho desde el exterior. El alero del conjunto gallego anotó siempre en momentos clave para separar a su equipo. Las imprecisiones y la impaciencia por querer acercarse en el marcador lo antes posible, llevó al UCAM Murcia a cometer errores y pérdidas de balón. El partido se plantaba en el cuarto y definitivo periodo con quince puntos de diferencia (54-39).

La actitud y entrega del equipo murciano mejoró en los instantes finales, sin embargo, iba a ser tarde para alcanzar la victoria. No obstante, el UCAM Murcia llegó a bajar la barrera psicológica de los 10 puntos, y dispuso de ataques para acercarse en el marcador y meterse en el partido. Una vez más, fue Corbacho, que mediante un triple, tranquilizó a su equipo cuando restaba un minuto. El marcador final, de 69-62, deja la parte baja muy igualada y al UCAM Murcia de nuevo con problemas para alcanzar una zona más tranquila. El próximo partido de nuevo se enfrenta a un rival directo como Blancos de Rueda Valladolid, esta vez en el Palacio de los Deportes.


fuente

Comunicación UCAM Murcia