22 Enero 2012

Luis Guil ha incidido en que ahora el único objetivo real debe ser superar a dos equipos en la tabla


“Hemos jugado un buen baloncesto durante 32 ó 33 minutos”, ha destacado el técnico sevillano tras la derrota 85-89 del UCAM Murcia ante el Lagun Aro GBC. “Estábamos anotando con cierta facilidad desde las situaciones que pensábamos que nos iban a permitir lanzar. Además, jugando contra el tercer mejor ataque de la liga les estábamos dejando en 18 puntos por cuarto. El partido estaba donde queríamos. Al final hemos entrado en la ansiedad total, contra un equipo que ha ganado seis de sus últimos siete partidos. La confianza hace que Jimmy Baron anoté los tres últimos triples, habiendo conseguido uno tan solo previamente, y que nosotros empecemos a no encontrar situaciones de tiro. Nos hemos ido un poco atrás en la defensa debido a la falta de confianza y a estar pensando en que la diferencia se iba acortando, mientras que la confianza de ellos iba para arriba. Dinámicas de un equipo y otro. La única solución es seguir trabajando y ganar un partido, porque al final esto es lo que le ocurre a todos los equipos que luchan por salir del descenso. No es lo mismo tirar un triple que te supone meterte o no en descenso o tirar un triple para meterte en la Copa del Rey”.

Luis Guil ha remarcado la importancia de esas dinámicas en el transcurso del final del partido. “Aparece la ansiedad y fallamos tres o cuatro canastas sencillas. Son indicador de la presión que existe, porque son más sencillas que los triples punteados de la primera parte. En este momento, pese haberlo trabajado esta semana, el aspecto mental es muy importante. La implicación de los jugadores con este proyecto y con este equipo es absoluta. No está faltando confianza en los momentos claves, y en este partido ha sido justo en el último cuarto. Panko nos ha hecho daño y Javi Salgado también, pero a rachas. Nos han fallado ciertas cosas que hemos trabajado debido a la falta de confianza. Hemos bajado el nivel defensivo las tres últimas jornadas. La primera parte hemos defendido muy bien, bajando cinco puntos la media del tercer mejor ataque de la liga. No les hemos permitido pasar de los 20 puntos en los tres primeros cuartos. En el último hemos sido menos agresivos tanto en defensa como en ataque, si hubiéramos hecho lo mismo que en los treinta minutos anteriores habríamos ganado el partido”.

Pese al 4-13 con el que el equipo finaliza la primera vuelta, el entrenador sevillano tiene claro cuál tiene que ser el rumo a seguir a partir de ahora. “Las expectativas generadas por todos nosotros a principio de temporada, debido a los fichajes y a la buena pretemporada, eran unas y ahora no existen. Ahora nuestro objetivo es quedar por delante de otros dos equipos. Igual que el año pasado en la Adecco Oro contra Burgos y Obradoiro. No recuerdo muchos equipos que tras ascender a ACB queden por encima del puesto catorce. La expectativa real es salvarnos y es dejar a dos equipos detrás. Confío en mi plantilla para hacerlo. Ojalá no sea el último día, en el último segundo, pero mientras no veamos que descolgamos a dos ó tres equipos, la mentalidad de todo el club tiene que ser empujar para salvarnos, como pasó aquí en Murcia, cuando nos salvamos sin Chris Thomas en Zaragoza en el último partido. Espero que sea antes porque la situación debió de ser muy estresante. Creo que estamos mejor que Obradoiro y Valladolid. Ojalá dentro de tres meses hayamos ‘enchufado’ tres partidos seguidos y miremos más para arriba. Tenemos que remar todos en la misma dirección”.

Sin querer puntualizar en nadie y preguntado en varias ocasiones por Rob Kurz, Luis Guil ha afirmado que “Robert no está dando su nivel, él lo sabe y va a trabajar para mejorar. Está claro que hay que exigirle con forme a lo que ha venido aquí, pero hay que tener en cuenta que acaba de salir de una lesión de dos meses. Necesitamos que dé un paso más porque es el buque insignia de este proyecto. Yo soy un gestor de recursos humanos y tengo que tratar de sacar el máximo rendimiento de todos mis jugadores. Creo que todavía puede ser el jugador de Granada y promediar 13 puntos y 7 rebotes en 30 minutos de juego”.

Durante el transcurso del partido, Guil ha confesado haber tenido un ‘rifi rafe’ con uno de los colegiados. “Me he dirigido a mis jugadores en inglés para corregir una situación táctica y el árbitro me ha dicho que no utilice el inglés para dirigirme a él. Si tú estás pensando que utilizo en inglés para dirigirme a ti, creo que tu predisposición en la mente es algo jorobada. Mal vamos si piensas que estoy hablando de ti cuando la conversación no tiene nada que ver contigo. Un poco de relax porque estamos todos en tensión como para contestarme así.

El lunes por la tarde el equipo volverá a los entrenamientos con la vista puesta en el enfrentamiento del próximo domingo en el Palau Blaugrana ante el FC Barcelona Regal.

fuente

Comunicación UCAM Murcia