09 Enero 2012




“El partido ha tenido solamente historia hasta el descanso”, ha resumido Luis Guil tras el encuentro. “Paramos sus opciones de contraataque y sus rebotes ofensivos, lo que nos ha permitido estar en el partido durante los dos primeros cuartos. No estábamos bien en ataque pero detrás hemos aguantado al mejor equipo ofensivo de la liga para llegar al descanso con opciones. En la segunda parte hemos entrado en el ritmo de juego del Real Madrid y a ese ritmo es imposible ganarles. Además de mucho acerito, nos ha faltado mucho ‘timing’. Había muchos jugadores cambiados de posición, de roles y nos ha faltado mucho por construir. En la segunda parte el equipo ha estado muy mal”.

Sin embargo, el técnico sevillano ya mira hacia el futuro. “Tenemos que construir un equipo para competir en Málaga y para jugar una final ante Lagun Aro dentro de dos semanas. Ése es el punto de inflexión de la temporada en el que hay tres equipos empatados con cuatro victorias solamente y es el momento de agarrarnos a esta liga. Estos son los jugadores que van a terminar la temporada y ahora lo que tenemos que hacer es reconstruir a cada uno en las nuevas posiciones para jugar una final dentro de dos semanas”.

El sacrificio y el ‘timing’ fueron la cara y la cruz. “La lectura positiva es que le pedí al equipo que el Real Madrid no corriera y los jugadores lo consiguieron en la primera parte. Para mí es importante que el equipo siempre intente lo que le pido. Noto ansiedad porque no salen las cosas. Psicológicamente es duro para los jugadores. Mi función consiste en convencerles de que con el trabajo que estamos haciendo, la nueva incorporación y con tranquilidad lo conseguiremos. Hablo mucho con los jugadores para intentar buscar soluciones porque más vale que todos estemos involucrados en esa búsqueda que que yo la imponga. La falta de acierto es debido al mal ‘timing’ de los sistemas ofensivos, que asumo yo. En parte es el resultado de los cambios de posiciones de jugadores como Andrés Miso o David Barlow, la llegada de Ime Udoka y la reincorporación de Rob Kurz. Asumo mi responsabilidad pero prefiero construir el equipo para las verdaderas finales del UCAM Murcia”.

Robert Kurz, que volvía tras dos meses lesionado, e Ime Udoka, disfrutaron de bastantes minutos ante el líder de la Liga Endesa. “El futuro de este equipo pasa porque jugadores como Rob Kurz, que hoy ha hecho -1, e Ime Udoka, que hoy ha hecho -8, entren a jugar. Tenemos que pensar en el futuro del equipo y en que hay jugadores que tienen que coger ritmo de competición para dentro de dos semanas ayudarnos a salvar a este equipo de la Liga Endesa. Udoka acaba de bajar del avión, lleva poco más de 24 horas aquí. Ha estado entrenando con los New Jersey Nets, pero no ha jugado ningún partido. Debo asumir la responsabilidad de arriesgarme y que hoy haya jugado tantos minutos. Así construiremos un equipo para la final de dentro de dos semanas. Ime me ha preguntado antes del partido dónde le gustaba recibir la pelota a Kurz, donde no tenía que pasarle a Blago. He hablado mucho con él, pero hasta hace un día y medio no sabía quién eran los jugadores del Real Madrid”.

James Augustine y Josep Franch, dos pilares fundamentales para el equipo en lo que llevamos de temporada, no tuvieron ante el Real Madrid su mejor día. “James estaba un poco fuera del partido, no estaba duro y hoy además entraba Kurz por lo que teníamos la posibilidad de que jugasen más jugadores. Antes de la lesión de Kurz, Balgo Sekulic tuvo partidos de 15 minutos. Ahora tenemos tres pívots más David Barlow y Guillermo Rejón para rotar en las posiciones interiores. En cuanto a Josep, ha estado jugando 31 minutos. La recuperación de Pedro es muy importante porque Josep tenía más equilibrio. Con ambos jugadores teníamos dos marchas diferentes, cuando incorporemos a Pedro volveremos a tener esa variante. Un jugador de 20 años jugando 30 minutos por partido no se lo he visto ni a Ricky Rubio. Es una situación que para Josep también está siendo dura. Aguantar el peso de un equipo en descenso está siendo muy duro mentalmente para él. Espero que cuando vuelva Pedro él sienta el alivio de tener alguien ahí que le dé sus minutos de equilibrio”.

Ante la reacción de la grada al final del partido, Guil ha asegurado ser “el máximo responsable del equipo y lo normal es que si el equipo pierde la afición se fije en el entrenador, igual que cuando ganamos. El responsable de que el equipo no juegue bien ahora mismo soy yo, a pesar de las circunstancias que yo sé, pero no voy a poner aquí excusas ni a llorar. Mientras crea que puedo seguir trabajando para ganar no me sentiré amenazado. Vine aquí a un proyecto, sabía que iba a ser difícil, pero mi responsabilidad es seguir trabajando”.

El equipo volverá a los entrenamientos el lunes por la tarde para comenzar a reconstruir el equipo con vistas a la final del 22 de enero ante Lagun Aro.

fuente

Comunicación UCAM Murcia