29 Diciembre 2011

Ambos técnicos coinciden que la clave ha sido la evolución del UCAM Murcia durante el partido


“Hemos aprendido de lo que habíamos hecho mal en la primera parte”, ha señalado Luis Guil tras la conclusión del UCAM Murcia 88-75 Asefa Estudiantes. “Un partido a 90 puntos del equipo contrario no tenía ningún sentido. Estábamos perdiendo las señas de identidad del equipo, como es la defensa. En el descanso teníamos claro que si no defendíamos no íbamos a ganar el partido. Estábamos algo blandos en algunas situaciones. En la segunda parte hemos hecho la misma defensa, pero con un nivel de intensidad que nos ha permitido robar balones, generar malos tiros y correr contraataques. Hemos metido los mismos puntos en ambas partes, pero hemos reducido a 28 los de Estudiantes en el tercer y cuarto cuarto. La clave del partido ha sido la evolución del equipo. Otra vez, en algunos momentos clave, hemos tomado malas decisiones como tiros precipitados o faltas innecesarias, pero hemos vuelto a aprender y a hacerlo bien en los últimos tres minutos. Esto nos va a hacer crecer como equipo. En el último tiempo muerto nos hemos dado cuenta de que estábamos comenzando a cometer los mismos fallos que en el partido de Alicante. Después de ese tiempo muerto hemos jugado como debíamos y hemos tenido algo más de holgura”.

Con una ventaja de nueve puntos a la conclusión del tercer cuarto, el equipo ha vuelto a sufrir en los momentos finales de partido. “No creo que nos falte instinto asesino, pero a veces hemos ido más acelerados de lo que debíamos. Nos falta lectura y clarividencia en los momentos claves de partido. Si este equipo resiste lo que nos ha pasado durante la primera vuelta (lesiones, idas de partido, finales apretados) vamos a hacer una segunda vuelta, en su medida, igual que la del año pasado”.

En cuanto al arbitraje, Guil ha sido tajante. “Mientras el criterio no sea el mismo voy a seguir protestando por ello, por eso ha sido la técnica. No entiendo que no se nos aplique el mismo criterio, como estaba sucediendo en la defensa y ataque de Germán Gabriel. Tenemos que trabajar y demostrar que éste es uno de los proyectos más serios del baloncesto español. Si vemos que el trato que se nos da es diferente al resto, nos quejaremos, porque ése también es nuestro trabajo”.

En cuanto al entrenador visitante, Pepu Hernández ha coincidido con Guil en cuanto a la clave del partido: la evolución del UCAM Murcia durante los 40 minutos. “Ha sido un partido con propuestas básicas por parte de cada equipo. Lo que Murcia ha hecho ha sido aprender bien y cogernos de una forma muy clara e inteligente. Mientras ellos sabían cómo defendernos y atacarnos, nosotros hemos aprendido absolutamente nada. Nos hemos ido echando demasiado atrás, leyendo e interpretando mal. Hemos querido hacer ciertas cosas sin una pizca de inteligencia. Echándole esas ganas que no te permiten ganar un partido cuando tienes delante un equipo inteligente. Nos hemos secado completamente. En el final del partido no hacíamos ningún punto ni habiéndonos empujado para hacerlo. Teníamos que haber luchado durante todo el partido. Hemos perdido mucho tiempo sin saber hacerlo”.

fuente

Comunicación UCAM Murcia