29 Diciembre 2011

El UCAM Murcia supo ganar un difícil encuentro, apoyado por una sonora afición (88-75)


En ningún momento se dejó de sufrir. La intensidad defensiva del tercer cuarto y la casta para encarar el tramo final mostrado por el equipo de Luis Guil, permitió lograr una victoria que de momento saca al UCAM Murcia del descenso. Una victoria contra un rival directo que sirve para encarar el comienzo de año con firmeza en la lucha por la permanencia.

Se plantaban dos necesitados de victorias en el Palacio de los Deportes. El UCAM Murcia (3-9), llegaba tras haber realizado dos buenos partidos contra Caja Laboral y Lucentum Alicante, pero sin haber sabido matarlos en los compases finales para sumar victorias a su casillero. Por su parte, Asefa Estudiantes visitaba la capital del Segura con una victoria más, pero sabiendo lo que es ganar a rivales de la talla del Real Madrid.

El encuentro se mantuvo muy igualado durante todo el primer cuarto. El listón de faltas, se puso muy alto y Augustine se tuvo que sentar con dos antes que finalizase el periodo. Los locales encontraron a un inspirado Blagota Sekulic dentro de la zona que aportaba puntos y rebotes, mientras que en la pintura contraria, era Germán Gabriel y Driesen los que más daño hacían a Murcia.

El segundo cuarto arrancó con una diferencia de tres puntos para los de Luis Guil (23-20), pero pronto se redujo. El equipo salió muy dormido y de ellos se aprovechó el cuadro estudiantil. Germán Gabriel atacó una y otra vez el poste bajo, superando una y otra vez a Sekulic. Por fuera, un acertadísimo Luis Flores anotó tres triples y dos canasta de dos, para marcharse con 14 puntos al descanso, realizados todos ellos en ocho minutos. El UCAM Murcia, se mantenía en el partido gracias al talento individual de Franch y Matt Walsh, y a un triple de Grimau sobre la bocina (44-47).

En la reanudación, Luis Guil rectificó la defensa y surgió efecto. El equipo paró la sangría y acierto del Estu por dentro y por fuera. En ataque, el UCAM Murcia estuvo mucho más agresivo, aguantando bien los ataques y realizando buenas transiciones. Jordi Grimau tiró de casta en varias ocasiones clave, para ir marcando distancias con respecto a su rival. El último periodo el UCAM Murcia lo encarrilaba 67-58, pero todavía quedaba mucho por sufrir.

Seguramente, más de lo esperado. Con los pívots cargados con cuatro faltas cada uno (Rejón, Sekulic y Augustine) Estudiantes aprovechó para atacar la zona. Por fuera, Wright y Germán Gabriel, que consiguió un triple muy importante, lograron reducir el marcador hasta un punto (75-74). Eran momentos delicados, pero con el empuje de la afición y la intensidad que marcaron en todas las facetas del juego los hombres de Murcia (especialmente en el rebote) se logró ganar el cuarto partido de la temporada continuar con firmeza la lucha por la permanencia en La Liga Endesa. 88-75 fue el resultado final. Muy importante teniendo en cuenta que tanto UCAM Murcia como Estudiantes están por abajo, y que en la última jornada de liga se enfrentarán en Madrid.

fuente

Comunicación UCAM Murcia