18 Diciembre 2011

Luis Guil asume los errores de su equipo, pero lamenta que los colegiados no hayan mantenido el mismo arbitraje a lo largo de los cuarenta minutos


“Nunca hago a los árbitros culpables de la derrota porque lo somos nosotros y el mayor culpable o responsable soy yo, que soy el entrenador del equipo”, ha comentado tras el encuentro Guil. “Digo que es muy difícil ganar un partido con una diferencia de criterio tan grande. 27 a 13 tiros libres. Pero los culpables somos nosotros que de haber metido el último tiro hubiésemos ganado, o, si yo hubiese hecho una jugada maravillosa para la última posesión y la hubiésemos metido habríamos ganado. Lo único que creo es que hay que tener un mismo criterio durante las dos partes, para saber cómo tenemos que defender y a qué atenernos, los entrenadores y los jugadores. Mismo criterio durante los cuarenta minutos”.

A la hora de hablar del criterio de los colegiados, el entrenador sevillano ha comentado que el UCAM Murcia ha “defendido muy duro los dos primeros cuartos y no ha habido ‘bonus’ ni tiros libres desde el minuto tres. En el tercer cuarto al minuto cuatro ya había ‘bonus’, jugadas en el poste bajo se pitaban con falta y muchas situaciones de faltas en el rebote en nuestra contra en momentos muy puntuales”.

Además, Guil ha destacado que “la técnica ha sido un punto de inflexión. Creo que íbamos 12 arriba y ha ocasionado un 5-0 (dos tiros libres y un triple) cuando se trataba de un diálogo. No ha habido ninguna situación de tirantez, ni de mala situación durante todo el partido. Máxima educación y respeto porque la labor arbitral es muy difícil y eso lo reconozco. Pero también lo es la nuestra, que vamos a 180 pulsaciones y se trataba de un jugador nuevo en la liga, con un lenguaje diferente. A lo mejor no entiendes lo que te está diciendo, y no te está diciendo nada”.

En cuanto a sus jugadores, Guil ha reconocido no poder reprocharles nada. “Les pondría un 20 en actitud y en trabajo durante todo el partido. Jugar aquí, como está ahora mismo Lucentum y con el arbitraje que hemos sufrido durante el tercer y cuarto cuarto hacía que fuera muy difícil poder luchar por ganar este partido. Muy difícil poder ganar un partido en la ACB con una diferencia de 27 a 18 faltas y de 27 tiros libres a 13 cuando al descanso íbamos empate a faltas y tiros libres. No valen las excusas, hoy hemos perdido el partido, pero es muy difícil ganar un partido así. No me quejo de aspectos puntuales como una canasta que podría haber sido dos más uno, pero sí de la diferencia de criterio de un cuarto a otro. Creo que eso ha sido clarísimo. Lo verá cualquiera, lo verá el comité de arbitraje, lo verá todo el mundo porque la diferencia de criterio es la que es, la que ha habido durante el partido y la que se ha demostrado”.

Señalaba Guil la importancia del factor psicológico hoy. “Era un partido muy mental, más que táctico o técnico. Y mentalmente hemos aguantado todo el partido: la técnica o que Alicante se pusiera por delante para intentar llegar al último tiro en el último segundo para ganar el partido. Ésta es una liga muy igualada y si seguimos por esta línea de trabajo saldremos adelante porque los jugadores están dando el 500% en cada partido. Hemos querido plantear un partido más a campo abierto. Hemos corrido más en la primera parte y por eso hemos anotado más. Al final ha sido muy difícil correr y era todo cinco contra cinco. Alicante está jugando bien. Buscan posesiones largas para encontrar el mejor tiro y que haya siempre opciones de rebote ofensivo, intentan atacar los puestos en los que teníamos más dificultades para lograr puntos. Txus (Vidorreta) es para mí es un referente como entrenador y su equipo está muy bien trabajado y sabe a lo que juega”.

El equipo volverá al trabajo el lunes, para preparar el importante partido del miércoles 28 ante Asefa Estudiantes.

fuente

Comunicación UCAM Murcia