01 Septiembre 2011

Luis Guil contará con una pintura barnizada con fuerza y experiencia


Son los dueños del aro. El UCAM Murcia cuenta con cuatro columnas que combinan a la perfección la potencia física y la experiencia en la segunda liga más dura del mundo. Para sobrevivir en ella es necesario dar el máximo en ataque, no conceder rebotes y convertir la pintura en una zona infranqueable. Estos son los cuatro pívots del conjunto murciano.

James Augustine.- Uno de los cincos más físicos de la competición. Impone por su envergadura y su salto. Muy inteligente para buscar el tapón, no da un rebote por perdido y se sacrifica en defensa como el que más. En ataque es capaz de jugar por encima del aro y aprovecha cada vez que puede para matar. Esta va a ser su cuarta temporada en la liga Endesa. Las lesiones no le permitieron demostrar en Valencia el gran juego y los buenos números que le dieron un nombre en la liga defendiendo la camiseta de Gran Canaria.

Robert Kurz.- Carece de puntos débiles. Es de los interiores más completos de la competición. Se adapta fácilmente a las nuevas circunstancias, como se pudo comprobar la pasada temporada en Granada. En sus cuatro meses como jugador ACB fue el más valorado, convirtiéndose en dos ocasiones en jugador de la jornada. Es muy intenso en todas las facetas del juego. Mantiene un ritmo físico muy alto durante todo el encuentro y cuenta con muchos recursos para anotar. Tiene buena mano de tres y cuatro metros y, además, puede anotar desde la línea de 6,75.

Blaghota Sekulic.- Sabe lo que es ganar una liga. A las órdenes de Joan Plaza en el Real Madrid consiguió el título de la competición jugando una media de 18 minutos por encuentro. En la pista comete muy pocos errores. Intimida a defensores y atacantes gracias a su envergadura y a la longitud de sus brazos. Le gusta jugar al poste bajo y hundir la bola cada vez que tiene la oportunidad.

Guillermo Rejón.- 250 partidos en liga Endesa. Experiencia y profesionalidad al servicio de Luis Guil. Aporta minutos de calidad en la pista y unión en el vestuario. Involucrado en el proyecto, rinde al máximo hasta en los entrenamientos. Aprovecha su inteligencia para superar a los rivales más físicos. Equipo en el que juega, objetivo cumplido.

Estos son los encargados de mantener “limpia” la zona local y asediar la visitante. Cuatro jugadores que garantizan, además de físico y conocimiento, mucha profesionalidad.

fuente

Club Baloncesto Murcia, S.A.D.