19 Marzo 2011

El conjunto gallego contó con un arbitraje benévolo para llevarse la victoria (90-80)


Hubo dos partidos diferentes. El CB Murcia fue superior durante los dos primeros periodos, donde contó con posesiones para marcharse lejos en el marcador. Pero dos antideportivas más que rigurosas y un arbitraje muy exhaustivo mantuvo vivo a Obradoiro hasta que despegó. Todavía quedan cinco partidos para que se decida quién ascenderá de forma directa.

No podía ser de otra manera. A falta de seis jornadas para el final, los dos mejores equipos de la competición se jugaban gran parte del ascenso directo frente a frente. Por un lado Obradoiro, el equipo que igualó el récord de mejor inicio de la competición, y por otro el CB Murcia, el equipo que batió la mejor racha de victorias consecutivas en la historia de la Adecco Oro. Con ambiente de final, en un Fontes Do Sar lleno a rebosar, se iniciaba la gran cita marcada por muchos en el calendario a principio de temporada.

El partido no podía empezar mejor para el CB Murcia. La dirección de Rivero facilitaba tiros exteriores con cierta comodidad, y el porcentaje, como de costumbre, estaba en una buena línea. Atrás, los de Luis Guil cerraban muy bien a los interiores y eso provocaba que se la tuviera que jugar Deron Washington. El americano, acertó más que de costumbre, pero al final quedó en evidencia que prefiere las penetraciones al tiro. La diferencia llegó a ser de diez para los murcianos, pero ciertas faltas dudosas, y una antideportiva más que rigurosa, metieron en el partido a los de Moncho Fernández.

Durante el segundo periodo el conjunto de Luis Guil siguió muy serio. El técnico sevillano acertó en las rotaciones, que le siguieron dando resultado por momentos en ataque y en defensa. De hecho, tuvieron ocasión de dar un golpe de autoridad importante. Con diez arriba, el CB Murcia dispuso de dos tiros de tres para marcar una distancia contundente, sin embargo, se erraron y Obradoiro se metió de nuevo en el partido. Toda la plantilla era consciente de que estos encuentros duran cuarenta minutos, y hay que pelearlos hasta el final. Antes del descanso, los últimos segundos fueron muy bien aprovechados, para poner marcharse a los siete puntos y defender muy bien la última posesión (37-44). Faverani y Umeh, fueron los más destacados en ataque.

El partido cambió bastante en la reanudación. Pese a que Murcia volvió a marcharse a nueve puntos, otra rigurosa antideportiva supuso un punto de inflexión. Por primera vez, Obradoiro se ponía por delante (50-49). El marcador se mantuvo ajustado, con varios tiros libres errados por parte de Murcia, hasta que Corbacho con un triple llegó a poner los ocho puntos de diferencia. Gracias a que la última posesión del tercer periodo acabó con triple de Umeh, los de Luis Guil llegaban a la recta final 67-61.

No podía haber más emoción para el desenlace del encuentro. El marcador justado hasta los últimos minutos, con mucha intensidad en la zona y los nervios a flor de piel. Pero en los momentos decisivos el acierto del CB Murcia no fue el de otros encuentros, y el arbitraje se mostró demasiado casero. Finalmente, el conjunto gallego se impuso 90-80.

El ascenso directo está todavía por decidir cuando restan cinco jornadas con un calendario muy complicado para los dos equipos que comparten el liderato. ( audio 1) ( audio 2) ( audio 3) ( audio 4) ( audio 5)

18-24, 19-20, 30-17, 23-19

Blu:sens Monbus.- Andrés Rodríguez (8), Bulfoni (8), Washington (16), Kendall (7), Junyent (18); Hopkins (16), Felieu (5), Eric Sánchez (4), Corbacho (8), Ruffin, Nguema.

CB Murcia.- Pedro Rivero(5), Michael Umeh(24), Juan I. Jasen(3), Vítor Faverani(17), Taj Gray(11); Pedro Robles(10), Xavi Puyada, Taylor Coppenrath(7), Sergio Pérez(3), Roberto Morentin, Óscar González, Aaron Jonhson.

fuente

Crónica y estadísticas