11 Abril 2010

Los murcianos reaccionaron en la segunda mitad y pudieron llevarse la victoria en una de las canchas más difíciles de la ACB


Dos han sido los partidos que se han vivido en el Centro Insular de Deportes de Gran Canaria, con una primera parte con claro dominio del conjunto insular, y una segunda mitad en la que los hombres de Edu Torres han demostrado orgullo y coraje para poner contra las cuerdas a los locales. Los pimentoneros arrancaron el choque poco concentrados y muy lejos de su rival, permitiendo diferencias de hasta 20 puntos gracias, sobre todo, a su killer Jaycee Carroll, pero un comienzo fulgurante del tercer cuarto de los de la Capital del Segura, con un extraordinario Vujanic, llegó a situar a Murcia por delante en el marcador. En un último período con constantes alternativas, la suerte cayó del lado canario que continúa en puestos de play-offs.

El base serbio Milos Vujanic ha sido el mejor jugador del encuentro alcanzando los 31 puntos de valoración al sumar 33 puntos, máximo anotador de la jornada, con 7 triples y 4 asistencias. En Gran Canaria 2014, de nuevo su mejor hombre ha sido el máximo anotador de la liga, Jaycee Carroll, que ha aportado 27 puntos para su equipo.

Quinteto habitual el que presentó Pedro Martínez formado por Norris, Carroll, Moran, Savané y Augustine. En Murcia la novedad en el cinco inicial fue Chris Moss, acompañado por Vujanic, Robles, Amara Sy y Faverani.

Comenzó el choque sin que los murcianos hubieran aterrizado en la isla todavía, y con un 8-0 para los insulares. El atasco en ataque de los de Torres se trasladaba a la defensa, para beneficio de un Carroll, que anotaba 3 triples sin fallo para empezar a establecer las primeras diferencias (13-2) en el 4’. Murcia reconvirtió su defensa en una zona pero Carroll continuaba torpedeando, 14 puntos en este cuarto, mientras que los pimentoneros se perdían en ataque (22-5) en el 6’. El dominio en el rebote de los locales no permitía a los de Torres culminar buenas defensas, dando segundas opciones a los jugadores canarios. El cuarto finalizó 31-15 para los de Pedro Martínez, fijando ya una clara distancia con su rival.

El segundo período continuó con la misma tónica de los primeros diez minutos, y un parcial acumulado de 9-0 estableció la máxima diferencia del encuentro (35-15) en el 11’. Los murcianos concentraban todo su ataque en el juego exterior, no consiguiendo comprometer a los locales. Las diferencias se mantuvieron en una goma que se estiraba entre los 15 y los 20 puntos, lo que permitió a los insulares jugar con mucha comodidad. Todo lo contrario que los de Torres, que encontraban siempre el aro muy pequeño en sus jugadas de ataque, y no podían compensarlo en defensa. Con 51-34 se llegó al descanso.

Pero todo cambió en la reanudación del choque. Murcia empezó a devolver a Gran Canaria los mismos golpes que había recibido en la primera parte y con tres triples seguidos de Vujanic, los murcianos se metieron de lleno en el partido (53-45) en el 22’. La intensidad defensiva subió en los hombres de Torres, provocando fallos y pérdidas en los locales, lo que unido al acierto del base serbio, 13 puntos en los primeros 4 minutos de período, situó a los pimentoneros a una distancia que parecía impensable en el descanso (57-54) en el 24’. Pedro Martínez tuvo que solicitar tiempo muerto, sin comprender como su equipo había dilapidado la renta conseguida en la primera mitad. La llamada de atención parece que caló en sus hombres, que endosaron un 7-0 de parcial, volviendo a colocar tierra de por medio (64-54) en el 26’. Sin embargo, la actitud de los jugadores murcianos era distinta y no se arrugaron devolviendo un 0-9 de parcial para igualar por primera vez el partido (64-64) en el 28’. Un triple de Williams estableció el 66-67 con el que terminó este gran tercer cuarto, situando a su equipo por delante.

Los locales comenzaron el definitivo período con la intención de llevarse un partido que habían tenido en sus manos, y fueron los primeros en golpear. La pequeña renta que consiguieron la recuperó Murcia con un 0-8 de parcial, en otra demostración de concentración defensiva y acierto en ataque, para colocar el tanteo 73-77 en el 34’. En ese momento ningún conjunto quería perder su posición y se alternó el dominio en el electrónico, con un gran Melvin Sanders que mantuvo en el encuentro a su equipo con 3 triples consecutivos. Murcia estaba con ventaja, 86-87, a falta de 2 minutos, pero un 3+1 de Carroll dio el aire suficiente a los canarios para mantener su pequeña renta hasta el final del partido con el marcador final de 95-91.

Una crónica de Miguelín Martínez.


fuente

Crónica y estadísticas