10 Enero 2010

Roger Powell dispuso del último lanzamiento para llevar el partido a la prórroga pero la bola no entró


El Club Baloncesto Granada consigue una importante victoria en su cancha en un encuentro muy igualado que se decidió en la última jugada. La primera mitad fue para los hombres de Trifón Poch, donde llegaron a disponer de hasta 12 puntos de ventaja, pero un Murcia mejorado en defensa puso en jaque a los locales en la segunda parte, colocándose por delante en el marcador en el último periodo. El acierto en los tiros libres en los instantes finales de los granadinos, y la ansiedad de los pimentoneros dejó la victoria en Granada. En la última posesión de los murcianos, el alero americano Roger Powell tuvo un lanzamiento desde triple que pudo haber igualado el encuentro pero no estuvo acertado.

Richard Hendrix, pívot del Granada, finalizó el choque como el jugador más valorado al sumar 29 tantos conseguidos al anotar 21 puntos y capturar 7 rebotes. Destacar también la gran actuación del pívot brasileño del C.B. Murcia, Paulo Prestes, con 27 de valoración al conseguir dobles figuras con 16 tantos y 11 rechaces.

El Cebé saltó a la pista con Gianella, Hunter, Ingles, Juanpi Gutiérrez y Hendrix. Por su parte, Edu Torres devolvió la titularidad a Vujanic, que estuvo acompañado de Robles, Scepanovic, Moss y Faverani.

Inicio igualado del choque (9-9) en el 4’, con ambos equipos tratando de encontrar su juego en ataque, pero sin ofrecer demasiado en defensa. Granada comenzó poco a poco a imponerse gracias a su mayor acierto en el tiro y, sobre todo, a la presencia de Hendrix en la pintura, que fue acumulando puntos en su casillero, elevando la renta de su equipo (17-9) en el 6’. En ese momento apareció la figura de Prestes que dio mayor consistencia a los de Edu Torres en los dos tableros, impidiendo que Granada se despegara, y cerrando el primer parcial 27-21 para los locales.

En el segundo periodo las defensas se ajustaron, y se elevó el desacierto de los dos rivales. Murcia trataba de recortar la distancia (31-25) en el 13’, pero se encontraba muy desacertado en ataque. Esta situación la aprovechó el conjunto nazarí para ir abriendo distancia (39-27) en el 17’, a pesar de que con Hunter y Hendrix en el banco tampoco mostró mucha fluidez ofensiva. Los pupilos de Torres perdían en ataque, sólo un triple anotado en la primera mitad, lo que ganaban en defensa y ello impidió que Murcia se acercara con peligro a los locales, que se marcharon al tiempo de descanso con clara ventaja en el electrónico (41-30).

Granada reinició el choque marcando la máxima diferencia al situarse 13 tantos arriba, pero los de la Capital del Segura reaccionaron a esa situación con dos triples de Scepanovic y Robles. A partir de ahí, los murcianos intensificaron su defensa, y se mostraron más acertados en el lanzamiento, especialmente de la mano de Vujanic, lo que permitió que se acercaran progresivamente en el tanteo (51-48) en el 27’, hasta situarse a un punto (54-53) en el 29’, después de una gran jugada ofensiva de Moss en la que sumó un 2+1. Los pimentoneros lograron equilibrar su juego exterior e interior y con un punto abajo (56-55), afrontaron los últimos diez minutos.

Ante la importancia e igualdad del último cuarto, Vujanic asumió la responsabilidad y comenzó anotando un triple que situaba a Murcia por delante en el marcador (56-58), aunque los locales respondieron con un parcial de 5-0 para dominar de nuevo el tanteo. Empezaron en ese momento a sucederse la alternancias y las igualadas en el electrónico, hasta que otro triple del serbio Vujanic (70-72) en el 36’ daba una nueva ventaja a los murcianos. Los últimos minutos se cargaron de tensión con máxima igualdad en los dos equipos, pero la mayor ansiedad de los de Edu Torres les llevó a cometer dos graves errores que supusieron pérdidas de balón. Stefansson y Ranniko estuvieron acertados en el carrusel de tiros libres finales, y en la última acción del encuentro, Roger Powell se encontró con un tiro desde la línea de 6’25 que pudo haber llevado el choque a la prórroga, pero, otra vez, en un final apretado la suerte no estuvo del lado murciano y se llegó al marcador final de 79-76.

Una crónica de Miguelín Martínez
fuente

Crónica y estadísticas