22 Noviembre 2009

Los murcianos llevaron el partido al tiempo extra con una canasta de Moss en el último segundo


El Club Baloncesto Murcia no pudo asaltar la cancha de Badalona después de un gran partido que se decidió en una prórroga, donde el acierto de la Penya en el tiro exterior acabó con las opciones de los hombres de Moncho. Con la misma intensidad mostrada el pasado jueves frente a Xacobeo, los murcianos llegaron a ganar hasta de nueve puntos en el tercer cuarto, pero el nuevo récord de 19 triples anotados por DKV impidió la primera victoria fuera del Palacio.

En Murcia, dobles figuras para Paulao Prestes, con 10 puntos y 13 rebotes para un 20 de valoración, bien secundado con los 16 tantos de Robles y los 15 de Vujanic. En el conjunto de Badalona reseñar la actuación del base Valters con 24 puntos, y Tripkovic y Bogdanovic con 17 tantos cada uno.

Murcia saltó a la pista con el mismo quinteto que presentó en el Palacio ante Xacobeo Blu:Sens, con Marco Gaona, Robles, Xavi Sánchez, Moss y el cambio de Faverani por Powell lesionado. Por su parte, Sito Alonso dio entrada de inicio a Valters, Tripkovic, Tucker, Koffi y Norel.

Arrancó frío el choque Murcia encajando un 5-0 de parcial, pero con la intención de mantener la actitud demostrada tres días antes en el Palacio, lo que le permitió igualar el encuentro (7-7) en el 5’ después de un rebote ofensivo de Moss. DKV respondió con su gran arma en el día de hoy, los triples, y consiguió despegarse ligeramente en el marcador (18-11) en el 8’, aprovechando la indecisión ofensiva de los hombres de Moncho. Sin embargo, la entrada al partido de Vujanic, que anotó dos triples consecutivos, redujo la ventaja para los pimentoneros que cerraron el primer cuarto sólo dos puntos abajo (21-19).

El segundo parcial se convirtió en un festival de triples para ambos conjuntos, con cinco anotados por la Penya y seis por los murcianos. Empezaron los de Sito Alonso esta “guerra” del 6’25, lo que les llevó a sus máximas diferencias en el partido (33-23) en el 4’ y (36-26) en el 5’, pero con unos recuperados Scepanovic y Delininkaitis, que respondieron también desde la línea de tres, los pimentoneros recuperaron la ventaja. Una buena defensa de los hombres de Moncho cortó la anotación de los locales y con una canasta y un tiro libre de Faverani se llegaba al descanso con ventaja para Murcia (41-43).

En el tercer parcial, los murcianos salieron decididos a incrementar la intensidad defensiva y aprovechar la inercia anotadora que se había conseguido antes del descanso. De esta forma, los de la Capital del Segura fueron abriendo el marcador hasta alcanzar su máxima ventaja en el choque (43-52) en el 24’, después de un parcial de 2-9 que obligó al entrenador Sito Alonso a solicitar tiempo muerto. DKV siguió apoyándose en su tiro exterior y con un gran Bogdanovic, volvió a recuperar la diferencia para su equipo, que cerró el cuarto con otro triple de Tripkovic, dejando el marcador 61-56 de cara al último periodo. Nervios y ansiedad en los dos equipos en este último parcial, que no permitieron a los locales despegarse definitivamente, pero tampoco a los murcianos culminar la remontada. Las pequeñas diferencias se mantuvieron durante los diez minutos, con imprecisiones en un lado y en otro. Sin embargo, Murcia llegó a la parte decisiva del choque con opciones tras un 2+1 de Robles, que dejaba la diferencia en tan sólo dos puntos (68-66). Un error de la Penya dejó la última posesión en las manos de Murcia para igualar o ganar el partido, y un palmeo de Moss después de una penetración de Vujanic forzaba la prórroga en el Palau Olímpic de Badalona.

En el día de los triples, DKV comenzó el periodo extra anotando tres consecutivos (77-69) en el 2’ de la prórroga, haciendo ya muy difícil la remontada murciana. Moncho puso en pista a sus tiradores, pero la diferencia ya era muy importante y los locales terminaron el partido con el 83-73 definitivo, que les permite sumar su sexta victoria esta temporada y a los murcianos recuperar sus mejores sensaciones de cara a los dos importantes partidos que ahora llegan al Palacio.

Una crónica de Miguelín Martínez
fuente

Crónica y estadísticas