25 Octubre 2009

La inspiración de Velickovic y Lavrinovic impidió la victoria del equipo de Moncho Fernández


Buena imagen del conjunto pimentonero en su primer enfrentamiento con el equipo de Ettore Messina. Con Florentino Pérez en el palco del Palacio Vistalegre, los murcianos han tuteado al Real Madrid, que en la segunda parte ha acusado el cansancio de su partido de Euroliga disputado esta semana en Rusia. Un gran Velickovic, sobre todo en el segundo cuarto, que finalizó con 18 puntos, y Lavrinovic, máximo anotador del encuentro con 22 tantos y 24 de valoración, destacaron en los locales, mientras que en Murcia, Chris Moss volvió a repetir una gran estadística en el apartado de rebotes con un total de 17.

Los madridistas saltaron a la pista con su cinco habitual, con Prigioni, Bullock, Hansen, Garbajosa y Lavrinovic, y del lado murciano, Moncho volvió a repetir el quinteto que la pasada semana venció a Suzuki Manresa, con Vujanic, Robles, Scepanovic, Moss y Prestes.

Comenzó el partido con robo de Prigioni y 4-0 de parcial, ventaja que recuperó Murcia con un buen Prestes en la pintura. Messina planteó en este inicio continuos cambios en su defensa sobre los jugadores murcianos, quienes supieron adaptarse a esta circunstancia, aunque las pérdidas permitieron las primeras ventajas a los blancos (9-6) en el minuto 5. Con dos faltas, Prigioni y Lavrinovic se sentaron en el banco, lo que aprovecharon los de Moncho para empatar el encuentro (17-17) tras un 2+1 de Faverani. Sin embargo, el acierto local desde 6´25, con 4 triples en este cuarto, provocaron un parcial de 10-2 que dejó el marcador 27-20 al final del primer parcial.

Se reinició el choque con desacierto ofensivo por parte de ambos equipos, hasta que apareció uno de los grandes fichajes de este nuevo Madrid, el serbio Velickovic, que anotó con facilidad cortando por la pintura murciana y llevando a su equipo hasta un 70% de acierto en tiros de dos en este cuarto. Los blancos se distanciaron en este momento y alcanzaron su máxima diferencia del partido (35-22) en el minuto 16. A este arreón madridista respondió el lituano Delininkaitis con 11 puntos en este período, y una mejor defensa de los pimentoneros, pero las numerosas pérdidas de balón llevó a los locales al descanso con ventaja en el electrónico (43-32).

Los titulares de Moncho reanudaron el partido con la intención de recortar la ventaja, con buenos minutos para todos y aproximando el tanteo (49-42) en el minuto 24 después de un triple de Vujanic, pero el conjunto merengue contestó a esta presión con gran acierto en sus hombres. En este intercambio de golpes entró en juego Roger Powell, quien reaparecía con los de la Capital del Segura tras su lesión, y con un triple suyo se cerraba el marcador de este período (55-47).

Los hombres de Messina comenzaron a acusar el desgaste de su partido de Euroliga ante el Khimki, y los visitantes, con Delininkaitis y Powell, se colocaron a 4 puntos (55-51) en el minuto 32. La defensa de los de Moncho se intensificó, y después de una falta antideportiva cometida por Garbajosa, el `reverendo´ Powell dejó a los suyos a tan sólo un punto de igualar (57-56) en el minuto 34. En ese momento apareció la figura de otro nuevo fichaje blanco, Lavrinovic, quien sumó 9 puntos en este período para mantener arriba a su equipo. Se produjo un intercambio de canastas en los dos últimos minutos, incluidos dos mates seguidos de Powell, pero los merengues controlaron el marcador para acabar ganando 73-66 a los murcianos, quienes dejaron una buena imagen en el coso de Vistalegre.

Una crónica de Miguelín Martínez
fuente

Crónica y estadísticas