05 Febrero 2005

La victoria (83-55) marcó un antes y un después para el equipo y la afición


Los pimentoneros demostraron con este partido que quiere ser un referente a tener en cuenta para el ascenso a la máxima categoría. El equipo de Tarragona, que nos visitaba con 6 victorias consecutivas, fue cortado por un Polaris World que aún no habíamos visto en el Palacio de Deportes. La intensidad en defensa, las acciones en ataque y el acierto de todo el equipo hicieron que los visitantes no tuvieran opciones. El electrónico tras el descanso lo dice todo: 38-18.



A destacar la actuación de Carlos Martínez, que se reencontró con una afición que lo arropó durante todo el encuentro y que, con bastante más moral que anteriores partidos, nos mostró un atisbo del jugador que puede llegar a ser. Destacaron también Xavi Sánchez con unos contrataques que dejaron con cara de póquer al equipo catalán y la dirección de Turner, magistral como siempre.



Mención especial merece la lucha bajo los tableros, dominada por nuestros hombres grandes (7 tapones a favor, 38 rebotes) que fue la auténtica pesadilla del Tarragona.
fuente

Más información del partido