18 Enero 2009

El local, después de un partido muy intenso, se merecía sumar este triunfo a su balance. Sin embargo, en el último cuarto, su rival se lo quitó de las manos


Después de que el CB Murcia hubiese dominado prácticamente todo el partido, el Alta Gestión Fuenlabrada le arrebató la victoria. Fue en el último cuarto cuando el conjunto visitante se dio cuenta de que los locales ya estaban acusando el cansancio, y, sin dudarlo, aprovecharon la ocasión hasta quedar 70-78. Los más destacados artífices del éxito fueron Saúl Blanco y, sobre todo, Brad Oleson.

El quinteto inicial de Luís Guil estuvo compuesto por Ferrán López, Brad Oleson, Saúl Blanco, Nikoloz Tskitishvili y Antonio Bueno. Por otra parte, el de Hussein estuvo conformado por José Antonio Marco, Taquan Dean, Pedro Robles, Chris Moss y Lamont Barnes.

El Palacio se puso en pie al terminar el primer cuarto para aplaudir a Pedro Robles, que estuvo realmente sembrado, sobre todo en los últimos cinco minutos de este periodo. El madrileño fue el responsable de 17 de los 27 puntos que sumó el equipo local y demostró que no ha perdido su mano anotadora. Es más, no erró ninguno de sus tiros.

Resultó evidente que este porcentaje tan alto de acierto pilló por sorpresa al Fuenlabrada, que aguantó el tirón, en gran parte gracias a Blanco, que supo mantener el temple y la confianza para lanzar y, de hecho, sumó 13 tantos. En cuanto a los interiores de Guil, en muchas ocasiones quedaron prácticamente anulados por un Lamont Barnes que puso cuatro tapones y captó otros cuatro rechaces.

El jugador que más destacó a partir del segundo periodo fue Oleson. El escolta del Fuenlabrada, que sólo añadió 3 puntos a su marcador en el primer cuarto, se puso las pilas en el siguiente. En las ocasiones en las que encontró huecos en la defensa murciana, hizo buenas penetraciones, y, en las que no, se la jugó desde la línea de triple y acertó tres de los cuatro lanzamientos que llevó a cabo desde esta distancia. A pesar de ello, el CB Murcia siguió por delante de su rival. Los puntos, en este caso, estuvieron más repartidos que en el cuarto anterior, ya que Robles volvió a hacer una buena labor, pero no una labor hegemónica, como en el primer periodo. Sus compañeros se atrevieron a lanzar también e hicieron buenos números, de modo que llegaron al descanso 46-42.

A la vuelta del intermedio, un triple de Mainoldi y una entrada de Blanco bastaron para que el Alta Gestión se pusiese, por primera vez en todo el choque, por delante de su adversario, que, por otra parte, no salió a pista demasiado inspirado. Faltó la confianza y la decisión de la que habían hecho gala en la primera parte y, por ello, en cuanto el Fuenlabrada se creció un poco, parecieron achantarse.

Sin embargo, Hussein acertó al pedir un tiempo muerto muy oportuno cuando el marcador estaba 51-54. Fue como una inyección de adrenalina para sus pupilos, que, en un abrir y cerrar de ojos, recuperaron su ventaja. Abrió la veda Pedro Robles, y, después, se dio una sucesión de tiros y tapones que devolvieron al local su posición aventajada. No obstante, no resultó igual de sencillo mantenerla. Los murcianos presionaron en defensa, tanto que, en dos ocasiones, su antagonista llegó a perder la posesión. Sin embargo, la calidad de los de Guil siguió intacta, por lo que finalizaron el cuarto 58-59.

En el último periodo, el CB Murcia no supo recuperar su lugar ante un Fuenlabrada que había salido a pista dispuesto a volver a casa con un triunfo más en su haber. Tanto fue así que llegó a situarse 62-71. A pesar de ello, dos triples seguidos de Taquan Dean devolvieron la ilusión a la afición pimentonera, que se volcó de nuevo en el encuentro, intentando animar a sus jugadores. No obstante, en el conjunto contrario seguía estando un Oleson que no dejó pasar ni una oportunidad. Fue él la verdadera razón de que el equipo de Hussein no sumara a su lista una victoria que, además, habría sido muy merecida.
fuente

Crónica y estadísticas