28 Marzo 2008

El conjunto local puso “mucho corazón” en el último cuarto, tras haber ido a remolque durante la mayor parte del choque


El Palacio de Deportes fue testigo de un partido importantísimo para los dos conjuntos que se enfrentaban, el Polaris World C.B. Murcia y el Grupo Begar León. Tanto es así que cada jugada resultó tremendamente relevante y, en ocasiones, la responsabilidad que recaía sobre los baloncestistas de ambos clubes los llegó a ahogar, hecho que se reflejó en un juego muy precipitado y con una anotación relativamente baja. Aún así, el conjunto visitante se mostró algo superior a lo largo del choque y lideró el marcador hasta los minutos finales. Sin embargo, los de casa supieron no dejarse llevar por el desánimo y, finalmente, obtuvieron una ajustadísima victoria por dos puntos de diferencia (63-61).

El cinco inicial que eligió Manolo Hussein estuvo compuesto por Chris Thomas, Jimmie Hunter, Stephane Risacher, Lou Roe y Juanjo Triguero. Por su parte, Gustavo Aranzana se decantó por Txemi Urtasun, Javier Bulfoni, Germaine Jackson, Lamont Barnes y Bruno Sundov.

El partido estuvo muy acelerado desde sus inicios. Tanto que los marcadores fueron variando muy lentamente, y no por falta de movimiento en la pista, al contrario. El problema radicó en que, debido a los nervios, ambos grupos no consiguieron culminar las jugadas que amagaron. A pesar del carácter igualado del primer cuarto, el conjunto visitante estuvo un poco por encima a nivel de acierto en general. Además, contaba con la baza de la estatura de Sundov (2.21) bajo la canasta. De las filas polaristas, destacaron Thomas, que estuvo tan involucrado que llegó a compensar los problemas de defensa mediante la captación de cuatro rebotes, y Lou Roe, que se mostró muy acertado desde 4 metros. Por su parte, Federico Kammerichs entró a falta de algo más de 2 minutos y, mediante un triple y un rebote, ayudó a Roe en la labor de no dejar escapar a su oponente. A pesar de sus esfuerzos, el Grupo Begar finalizó el primer periodo tres por delante (15-18).

El segundo cuarto se desarrolló en la misma línea. Kammerichs y Roe se mostraron muy entregados desde el principio y hubo dos jugadas muy buenas, realizadas gracias a la compenetración de este último y Thomas. Sin embargo, a los cuatro minutos de periodo, el cansancio obligó a ambos a abandonar la pista. Poco después de su salida, llegó la mejor jugada del encuentro: Kammerichs esbozó una bandeja que no entró, pero enmendó el error haciéndose con su propio rebote, para después culminar con un mate. Esto se tradujo en un empate a 28 que no duró mucho tiempo, ya que el fulgor se fue poco después, con un triple de Yáñez. El León supo mantener su nivel, un poco por encima del de los locales. De hecho, todos los baloncestistas que jugaron de la armada de Aranzana consiguieron anotar, el que más, Urtasun, que metió 9 tantos y, además, se hizo con tres rebotes. Así, el Palacio se fue al descanso con 34-37.

Al llegar a la segunda parte del encuentro, el conjunto visitante aprovechó su ventaja de tal manera que se llegó a poner 12 por delante, gracias al esmero colectivo y a la buena actuación de Jackson, que supo aportar a su grupo la paciencia y la tranquilidad que necesitaba para escaparse de los polaristas. No obstante, los de casa pudieron evitar que el encuentro se les fuera de las manos, aunque, eso sí, con mucho esfuerzo, sobre todo del internacional argentino.

Pero lo realmente bueno de la lucha, los momentos más emocionantes, llegaron en el cuarto final. Y es que, a pesar de que el marcador partía de un poco esperanzador 43-51, el pesimismo no alcanzó las filas de Hussein, en parte gracias al parcial 0-7 con el que inauguraron el periodo. Entonces, se empeñaron en conseguir la victoria y, con mucho esfuerzo, la alcanzaron. El gran hacedor del triunfo fue Federico Kammerichs, que estuvo concentrado e intenso durante los casi 29 minutos que jugó. Gracias a un durísimo trabajo, consiguió hacerse con quince rebotes que lo ubicaron en la posición de MVP del partido.

Sin embargo, el cenit de la remontada polarista llegó a falta de 4 minutos para el final, de manos de Perico Robles que, al segundo intento, anotó un triple que puso a los suyos 55-53. Sin embargo, Urtasum igualó el marcador en la siguiente jugada. Entonces, ambos clubes iniciaron un tira y afloja que se prolongó hasta los segundos finales del choque, cuando Thomas anotó uno de los dos tiros libres que le correspondían después de una falta de Urtasum. Por último, Roe se hizo con el rebote de la última posibilidad que le quedaba a los de Aranzana, un triple fallido de Bernabé. Así, el marcador del Palacio de apagó con un 63-61.
fuente

Leer la crónica del partido