El palista catalán lidera la embarcación española que cuenta con cuatro piragüistas de la UCAM: Craviotto, Marcus Cooper, Cristian Toro y Rodrigo Germade
 

21 Abril 2018

En Río 2016 el piragüismo fue el gran deporte de referencia para el medallero español y los piragüistas de nuestros país quieren que siga siendo así en Tokio 2020. Uno de los grandes de este deporte es Saúl Craviotto, que ya está con la mira puesta en la siguiente cita olímpica pero sin olvidar los pasos que hay que dar antes. De hecho, lo primero ha sido meterse en el K4 español para el Campeonato de Europa y la Copa del Mundo en un selectivo que ha sido muy igualado y en el que finalmente han entrado cuatro palistas de la Universidad Católica de Murcia (UCAM): Saúl Craviotto, Marcus Cooper, Cristian Toro y Rodrigo Germade. 

Craviotto ha estado este sábado en el Campus de Los Jerónimos de la UCAM y ha aprovechado para repasar los temas de actualidad y sus próximos objetivos. El primero, la cita continental: "Tenemos el Europeo en poco más de un mes y ya estamos muy mentalizados. Esta temporada está ya muy cerca de los momentos en los que habrá que buscar la clasificación para Tokio y hay que ponerse las pilas". De momento, parece que el acople de la nueva tripulación no está siendo ningún problema: "Con el K4 la coordinación juega un papel muy importante. Por suerte, en el equipo está Cristian Toro con el que conseguí el oro en Río. Está Marcus Cooper, que también fue oro y con el que me he acoplado muy rápido y además está Germade que es campeón mundial. Es un K4 muy fácil de unir y estamos muy ilusionados y con muchas ganas. Tenemos un potencial increíble pero en la salida nadie pregunta el currículum así que debemos demostrarlo día a día".

Aunque los Juegos todavía quedan lejos y habrá que pasar nuevos selectivos, Craviotto asegura que todo lo que se vaya haciendo suma: "Este año es de transición aunque ya empieza a ser importante. Pensando en Tokio habrá que centrarse en el Mundial del año que viene que será el que valga para clasificarse. De todas formas, queremos dar ya un golpe sobre la mesa y demostrar que aspiramos a todo". 

Ahora llegan las citas internacionales pero el primer paso ha sido ganarse el puesto en el K4. Craviotto asegura que ha sido el año más difícil para conseguirlo desde que está en el equipo nacional: "Llevo muchos años en esto y el nivel que estoy viendo después de Río es brutal. Para acceder a un K4, con cuatro palistas, lo hemos pasado fatal porque somos siete u ocho piragüistas que estamos en apenas una milésimas. Eso es bueno porque demuestra la gran competitividad y el nivel de España aunque tiene su punto malo porque vamos estresados todo el día". 

En lo que no tiene problemas el cuádruple medallista olímpico es a la hora de enfrentarse a retos y de que todos esperen lo máximo de él. La experiencia es un grado a su favor: "Presión siempre hay, es algo con lo que vivimos los deportistas de élite. En Londres ya tenía presión porque venía de ser campeón olímpico en Pekín, en Río venía de tener dos medallas y ahora en Tokio todo el mundo espera que vaya a por la quinta medalla. Tenemos que meternos en una burbuja y aislarnos de esa presión. Yo estoy entrenando a tope y voy a darlo todo para conseguirlo".

La quinta medalla olímpica le haría empatar en número de metales con otro mito del piragüismo español, también vinculado a la UCAM, David Cal: "Hemos bromeado sobre ello, pero mi objetivo no es ir a por David Cal. Yo pienso en mí y en lo que he hecho que es mucho más de lo que soñé cuando empecé en esto. David Cal es el número uno, el mejor deportista español de todos los tiempos. Para mí y para todo el olimpismo español es un referente". 

"Los valores que me ha forjado el deporte me han ayudado en la vida"

También es innegable que en los últimos meses ha cobrado mucha más relevancia en los medios gracias a su paso por un famoso programa de cocina: "A raíz de estar en Master Chef es cierto que he dado un salto mediático. Yo lo valoro de forma positiva y no me arrepiento de nada  porque gracias a este programa se ha conocido más el piragüismo y la gente me ha conocido un poco más a mí y mi deporte". Además, se proclamó vencedor en ese programa, en el que aplicó mucho de lo aprendido con tantos años de sacrificio en la piragua: "Los valores que me ha forjado el deporte me han ayudado a todo en la vida. Hay que buscar un objetivo, trazar un plan y pelear para conseguirlo. Eso me lo ha enseñado el piragüismo, me ha ayudado a gestionar la presión, los nervios. El deporte es positivo por sus valores y por los hábitos que inculca".