La nadadora paralímpica ha conseguido tres medallas y ha batido dos marcas mínimas ‘B’ para los Juegos Paralímpicos en las World Series de Berlín

23 Octubre 2020

 

Sarai Gascón es nadadora paralímpica del equipo español y estudiante del Grado en Educación Infantil en la UCAM. Se ha colgado seis medallas en sus tres participaciones en los Juegos Paralímpicos (Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016) y el pasado fin de semana, en su vuelta a la competición, obtuvo tres medallas y realizó dos marcas mínimas ‘B’ de cara a los Juegos de Tokio 2020: Oro con marca mínima en 100m mariposa, oro en 50m libres y bronce con marca mínima en 100m libres.

 

- ¿Cómo afrontabas estas Series Mundiales y qué tal valoras tus resultados?

Después de meses sin competir, las World Series de Berlín han sido la primera competición a la que me he tenido que enfrentar. El objetivo era tener una primera toma de contacto con la intención de retomar sensaciones y rutinas.

La verdad es que me sorprendí del estado de forma en el que he vuelto, no me esperaba realizar marcas tan buenas. Esto me ha dado más seguridad y fuerza para seguir mejorando de cara a Tokio 2020.

- Supongo que estos resultados son un gran aliciente de cara a los Juegos Paralímpicos, de los que ya coleccionas 6 medallas. ¿Con qué objetivo irás a Tokio?

Sí, nunca me había sentido en este estado de forma tan pronto. Realizar estas marcas y obtener estos grandes resultados me dan más fuerza de cara a esta temporada paralímpica. 

Siempre me marco objetivos altos, gracias a estos soy capaz de motivarme y entrenar duro para conseguirlo. Subir a lo más alto del podio es mi gran sueño y voy a entrenar duro para luchar por ello.

- ¿Cuántas horas le dedicas habitualmente a la piscina?

Entreno dos sesiones diarias, con un total de cinco horas al día. La mayor parte del tiempo estamos en el agua, pero lo compaginamos con trabajo de cardio y pesas en el gimnasio.

- ¿Cómo hiciste para mantenerte en ese gran estado de forma durante el confinamiento?

Mantener la forma física no fue muy difícil, ya que el Comité Paralímpico me facilitó una bicicleta estática y pude realizar ejercicio a diario. Nadar sí que fue imposible. Mi deporte se vio duramente afectado y, al tratarse de otro medio completamente distinto, únicamente podía trabajar con gomas simulando las brazadas. De todas formas, una vez que los deportistas de alto rendimiento pudimos salir me compré un neopreno para ir a nadar en el mar, para retomar las sensaciones dentro del agua.

-¿Cuáles son tus próximos desafíos? ¿Hay más mínimas que conseguir?

Este año, aparte de los Juegos Paralímpicos, tengo el Campeonato de Europa en mayo. Hasta entonces tengo competiciones regionales y campeonatos nacionales donde intentaré mejorar mis marcas realizadas en esta primera competición de Berlín, además de intentar realizar más mínimas, como la de 100 metros braza.

- Sabemos que estás siendo muy aplicada en el Grado de Educación Infantil. ¿Cómo llevas compaginar tus estudios en la UCAM con tu carrera deportiva?

La UCAM me abrió las puertas para poder estudiar en la universidad y ha sido fundamental para compaginar los estudios con mi carrera deportiva. De todas formas se hace duro. Después de entrenar y estar tan agotada es difícil concentrarse al 100%.

Gracias a la UCAM y estudiar a distancia puedo ajustar y organizarme según mis necesidades deportivas. Eso es esencial para mí. Este es mi último curso de Educación Infantil después de cuatro años en los que he aprendido mucho. He de decir que he tenido unos compañeros de carrera geniales y nos hemos ayudado mutuamente desde el inicio del Grado.