La atleta cántabra, que acaba de cerrar la temporada ganando la Diamond League, ha visitado el Campus de Los Jerónimos
25 Septiembre 2015

Ruth Beitia (1 de abril de 1979, Santander) ya conoce ‘la Universidad del deporte’. La mejor saltadora de altura española de todos los tiempos visitó por primera vez la UCAM para ofrecer una charla a estudiantes y profesores de la Facultad de Deporte. Beitia, incorporada desde hace un año a la nómina de deportistas de la Universidad Católica de Murcia, ha cerrado la temporada logrando el triunfo en la Diamond League, un hito que ningún atleta español (masculino o femenino) había logrado antes.   

El triunfo en esta prestigiosa competición ha servido para poner el broche a su temporada ya que en el Campeonato del Mundo de Pekín se le escapó la medalla por muy poco: “Al ser la Diamond League lo último creo que sí compensa. Me siento bien y con ganas. Creo que hay Ruth para rato. El quinto puesto del Mundial, con la sensación de haber hecho las cosas al cien por cien, no te deja tan mal sabor de boca”.

La atleta tenía ganas de visitar el Campus de Los Jerónimos de la UCAM y seguro que no será la última: “Es la primera vez que vengo a las instalaciones de la UCAM y la verdad es que tenía muchas ganas. Creo que la labor que están haciendo con el deporte y la universidad es increíble por el apoyo que dan a los deportistas para que estudiemos y que cuando se acabe la vida deportiva tengamos una respuesta de cara a un trabajo”. Además, dejó caer en su charla que está pensando la posibilidad de añadir a sus estudios de Fisioterapia los de Psicología, una disciplina clave en el mundo del deporte actual.

Sobre el hecho de que haya sido en la madurez deportiva cuando está logrando algunos de sus grandes éxitos, la saltadora cántabra no duda en compartir el mérito: “Mi entrenador, Ramón Torralba, es mi otro cincuenta por ciento y es el secreto de mi longevidad deportiva. Nunca tuvo prisa por sacar el máximo rendimiento y siempre se preocupó de que estudiásemos. Tener la persona adecuada a mi lado, que siempre me ha tenido motivada y me ha enseñado valores como persona y como deportista ha sido clave para mí”.