Marta Calvo, taekwondista internacional de la Selección Europea, logra batir a sus rivales en el Grand Prix de Costa de Marfil y hacerse con su segunda plata.

20 Diciembre 2017

A sus 21 años, Marta Calvo Gómez, taekwondista, ha obtenido la segunda plata de su palmarés en el Grand Prix que ha tenido lugar en Abiyán, Costa de Marfil. En la categoría de -57 kg, la deportista tuvo que retirarse del último combate debido a una lesión en los músculos isquiotibiales. Sin embargo, con este logro aumenta su número de éxitos, sumándose a la medalla de plata que obtuvo en Cheliábinsk, Rusia, en 2015.

Debido a la categoría en la que se encuentra, muchas veces llega mal a las competiciones, con las piernas cansadas y casi sin fuerzas, ya que la categoría a la que está acostumbrada es la de -62 kg, pero esta vez la suerte estuvo de su lado. “El clima de allí, de Costa de Marfil, me ayudó bastante”, asegura. “Pude bajar bien de peso y la sensación en los combates fue muy buena. Comí el último día antes de la competición, algo impensable. Podía hacer lo que quisiera, fue increíble”.

Además, pese a encontrarnos cerca de comenzar 2018, la taekwondista ya está preparando nuevos objetivos. “Mi siguiente meta será participar en el Europeo, que es en mayo. Además, este año han decidido aumentar el número de Grand Prix y de cuatro pasarán a cinco. También tenemos los Juegos del Mediterráneo aquí en España, así que va a ser un año muy emocionante”, afirma Calvo.

Durante la competición, logró vencer a grandes deportistas como la canadiense Skylar Park (17-16) en octavos de final; a la surcoreana Lee Ah-Reum (17-15) en cuartos y, a la rusa Ekaterina Kim, consiguió batirla con el punto de oro obtenido tras un empate muy reñido. Tan solo pudo sobrepasarla la británica Jones, vigente campeona olímpica, con una puntuación de 7-26.

Por otro lado, pese a su gran labor como deportista, no son solo competiciones lo que tiene en el punto de mira. “Ahora estoy aprovechando, como es el primer año de carrera, para coger todas las asignaturas que pueda. Así, si en los próximos años tengo que ir con más calma, tendré oportunidad de hacerlo”, sostiene Marta.