El 20% de las medallas de la única cita internacional del año han sido para Sete Benavides y Paco Cubelos, de la plantilla del UCAM Piragüismo

01 Octubre 2020

La Copa del Mundo de Szeged (Hungría), disputada durante el pasado fin de semana, contó con dos palistas olímpicos del club UCAM Piragüismo que, tras obtener su clasificación en el selectivo nacional, acabaron conquistando sendos metales y demostrando que siguen en plena forma en la única prueba internacional de la temporada. Ellos son Sete Benavides y Paco Cubelos, grandes estandartes para la delegación española al llevarse dos de las diez medallas que obtuvo. Además, otra de ellas fue a parar al palmarés de otro estudiante de la Universidad Católica de Murcia, el también olímpico Íñigo Peña.

El balear Sete Benavides dejó claro en la prueba de C1 200 metros que sigue siendo un referente en la categoría. La competición mundial empezó de forma inmejorable para él al conseguir la clasificación directa a la final desde la primera ronda, saltándose las semifinales, y cuajando una gran regata el domingo para conquistar la medalla de bronce con un tiempo de 40.39 segundos, tan solo a una centésima de diferencia de la plata en un final ajustadísimo.

Sete Benavides: “Me ha gustado volver a competir después de tanto tiempo y la verdad es que el resultado ha acompañado. Lo que más me preocupaba era haber perdido la sensación de competir, pero he comprobado que la he sabido mantener y me voy con muy buenas impresiones. Sabía que iba a estar peleando por las medallas y por ganar, así que fantástico. Me voy contento”.

La embarcación española del K2 1.000 metros, integrada por Paco Cubelos e Íñigo Peña,  tenía ADN universitario al formar parte el primero de la plantilla del UCAM Piragüismo y ser ambos estudiantes de la Universidad Católica de Murcia. La regata final de ambos fue de menos a más y consiguieron alcanzar la tercera posición en el tramo final de la prueba para alzarse con la medalla de bronce en un tiempo de 3.21:80, cerrando con ellos la consecución de tres medallas de copa mundial con sabor universitario y confirmando que se mantienen en forma para el asalto a los Juegos Olímpicos de Tokio.

Paco Cubelos: “Estamos muy contentos con el bronce. Siempre que hemos venido a Szeged hemos sacado medalla, llevamos un cuatro de cuatro aquí, así que diría que es una pista que se nos da bien. Creo que hemos rendido a un nivel muy alto, luchando de tú a tú con el primero y el segundo, que son barcos de muy buen nivel, medallistas también y que están clasificados para Tokio. Nos vamos muy satisfechos con nuestro rendimiento en una temporada tan difícil por todo lo que ha pasado y lo extraña que ha sido, con tanta incertidumbre por saber si íbamos a poder competir o no y sin saber con antelación las fechas que íbamos a tener”.

Tras la que ha sido la primera y la última prueba internacional de la temporada para los piragüistas, ahora les aguardan unas semanas de vacaciones con la esperanza de que la próxima temporada se recupere una cierta normalidad. “Imagino que empezaremos la temporada en noviembre, con más ganas aún si cabe. Espero que el año que viene pueda ser mejor”, confiesa Sete Benavides, compartiendo con Paco Cubelos la sensación de estar “muy contentos con cómo hemos acabado la temporada”.