Clara Camacho, estudiante de Psicología de la UCAM e integrante de la Selección Española de natación sincronizada, hace balance de la temporada y analiza sus próximos desafíos con la mente puesta ya en los Juegos Olímpicos de Río 2016
07 Septiembre 2015

Clara Camacho (Madrid, 21/09/1994) es integrante de la Selección Española de natación sincronizada y estudia en la UCAM el Grado en Psicología a distancia. El sistema de tutorización para deportistas de élite de la Universidad Católica de Murcia le ha permitido compaginar los exigentes entrenamientos de una disciplina tan dura con los estudios. Tras participar en el Campeonato del Mundo de natación, celebrado este verano en Kazán (Rusia), la madrileña ha tenido tiempo para descansar, seguir con sus estudios y afrontar una temporada que culminará en Río 2016: los Juegos Olímpicos. 

Haciendo balance de lo ocurrido este verano, Clara Camacho se muestra satisfecha del trabajo realizado y de los resultados obtenidos: “Kazán ha sido una experiencia única e inolvidable porque tuve la oportunidad hacer dúo con Ona Carbonell. Conseguí hacer toda la rutina y logramos un quinto puesto que está bastante bien.  Ha sido un campeonato difícil y duro pero hemos alcanzado el nivel que queríamos. Hemos competido bien y el trabajo que hemos hecho se ha visto reflejado”.

Aunque en esta ocasión no ha podido sumar ninguna medalla, Clara recuerda que compitieron al máximo nivel y estuvieron siempre entre las mejores: “Estábamos muy acostumbrados a tener siempre medallas y después de de haber competido y no ganar medallas, se nota. Pero esto hace que tengamos que trabajar más y madurar para alcanzar nuestro máximo nivel”. Además, muestra ese lado inconformista de todos los deportistas de élite: “Un quinto puesto en un Mundial está muy bien pero no nos conformamos”.

A partir de ahora, y ya con las pilas cargadas, empieza el trabajo para llegar los Juegos Olímpicos al máximo nivel posible: “Antes de Río tenemos un Campeonato de Europa que es muy importante para ver cómo estamos respecto a Ucrania que es rival directo por el podio. Además, tenemos que conseguir la clasificación en el preolímpico”. Muchos retos por delante pero la meta está definida: “Será un año muy duro y difícil y el objetivo claro es conseguir una medalla”. Los rivales por estar en el podio, al margen de los claros favoritos (Rusia y China) están claros: “Ucrania, Japón y nosotras (España), también Italia y Canadá están subiendo por eso hay que dar un paso más”.

Sobre la carrera que está estudiando en la UCAM (Grado en Psicología) tiene claro que es una disciplina en auge dentro del mundo del deporte: “Mi padre me ha enseñado desde pequeña la importancia de la psicología en el deporte y por eso  he decidido estudiar esta carrera. Creo que podré aportar mucho con la experiencia que voy cogiendo como deportista profesional”.