El madrileño ha vuelto del parón por la pandemia batiendo registros históricos a nivel nacional, ha entrado en un ‘top 9’ mundial de todos los tiempos y solo se conformará con un gran resultado en los Juegos Olímpicos

17 Diciembre 2020

Polifacético, esta es la palabra que más define a Fernando Carro. Pero lo que de verdad impresiona es que, en su caso, esta cualidad siempre ha ido de la mano de la excelencia. Incluso si obviamos todos los registros que ya pulverizó en el pasado, solo mirando su palmarés post cuarentena iría sobrado para ganarse estos apelativos: Ha batido la mejor marca mundial del año en los 2.000 metros obstáculos, aventajó en dos segundos la mejor marca española de todos los tiempos en los 10 kilómetros y fue doble medallista en el Campeonato de España con el bronce en los 5.000 metros obstáculos y el oro en los 3.000, prueba en la que competirá en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Todos estos registros recientes le han posicionado en la novena mejor marca mundial de la historia entre el 1.500 y los 3.000 metros obstáculos, entrando en un ranking repleto de absolutos nombres propios y leyendas del atletismo.

Lógicamente, estos resultados no son producto de la casualidad y mucho menos viniendo de un parón deportivo en el que no cedió lo más mínimo. “Trabajé con mucho tesón durante esos meses y de manera un poquito loca, aunque me doliera a nivel mental meterme todos los días en un garaje para sumar kilómetros en la cinta. Sabía que el atletismo volvería y me habría dolido aún más perder esa forma que tanto cuesta mantener, pese a las adversidades que pudieran invitarme a bajar los brazos”, cuenta el campeón nacional.

Carro encontró un gran apoyo en José Luis Mendoza, presidente de la UCAM, y Alejandro Blanco, su homólogo en el Comité Olímpico Español. Para el corredor, las suyas “prácticamente fueron las únicas voces optimistas y de garantías para nuestro deporte en los momentos más duros y adversos. Ellos han sido quienes han podido volcar en nosotros la ilusión y las expectativas de un sector de la sociedad que estaba completamente acallado”.

De cara a los Juegos de Tokio 2020, asegura que le “llegan en una etapa de madurez perfecta” y que “estar en la final olímpica es una obligatoriedad”.

 

Una marca en el 10K para liderar el regreso del atletismo

Fernando se plantó en Alcobendas en noviembre para cargar con toda la responsabilidad en su espalda: “Lo que hemos percibido como sociedad han sido estímulos negativos durante muchos meses y sentí que tenía que mandar un mensaje. Lo más importante era la gran repercusión que iba a tener nuestro deporte gracias a esta marca”, toda una declaración de intenciones del madrileño, que batió el récord nacional del 10K, aunque no fue homologado por desnivel favorable.

En cuanto al atletismo español y los nombres que lo sostienen, no tiene dudas: “es una generación muy preparada y que tiene alternativas”.